Para la inmensa mayoría de la hinchada boquense, Ángel Clemente Rojas es considerado el máximo ídolo. La estela de talento que desparramó en la cancha es imposible dejar de recordarla. De chico conoció la pobreza más cruda. Fue repartidor de hielo, y experto cazador de ranas en los arroyos de la zona de Sarandí: “Se las vendíamos a dos restaurantes ‘finolis’ de Avellaneda y pagaban muy bien”. También se destacó en cortar la cola de los caballos que pastaban en los potreros, para venderles las cerdas a las fábricas de pinceles. Todo sumaba para matar el hambre.

“Pero la pelota era lo que me hacía más feliz. A los 10 años noté que alguna condición tenía, porque me venían a buscar de varios equipos de barrio y se peleaban para llevarme a sus equipos”.

Debutó a lo dieciocho años y se retiró a los treinta y tres. Entre las mayores virtudes de su vistoso juego resultó el famoso quiebre de cintura. Lo utilizaba como un arma letal, podía dejar en el piso a toda una defensa. Plasmaba en la cancha lo que traía desde sus orígenes, la sabiduría del potrero y la hinchada enloquecía. Rojitas brindaba espectáculo ofrecía lo que más gustaba: atrevimiento, desenfado, caños y goles.

Tiene el orgullo de contar con más de 20 peñas de Boca que llevan su nombre en todo el país y el exterior, superando a Diego Maradona, Juan Román Riquelme y Martín Palermo, entre otros grandes. En el equipo xeneize estuvo desde 1963 hasta 1971, jugó 220 partidos, 16 Superclásicos y marcó 78 goles. Conquistó 5 títulos.

Depo lo entrevistó en exclusiva. Manifiesta su tristeza por la derrota en la final de la Libertadores contra River. “Si se jugaba en el Monumental o en la China teníamos que haber ganado, era el objetivo más preciado. Los Barros Schelotto, a pesar del Bicampeonato cometieron muchos errores. El ‘Tano’ Daniel Angelici, que recién vengo de verlo en la asunción de Gustavo Alfaro, no le escatimó ningún jugador, Boca gastó mucho dinero para armar un equipo competitivo. Pero los Mellizos no le encontraron la vuelta. Como técnico, si el arquero va a cabecear al área contraria, lo cambio enseguida, lo echó de la cancha. Porque no era Palermo cabeceando. Esa estupidez la pagamos caro”, señaló Rojitas.

-¿Te gusta el plantel de Boca?

-Hay puesto que sí, pero no tenemos 4 y no me gusta ninguno de los marcadores de punta izquierdo.

-¿Qué opinión tenés de Alfaro?

En realidad es una incógnita, no trae importantes pergaminos para dirigir a Boca. Veremos cómo trabaja, cómo se integra al mundo xeneize. Con el ‘Muñeco’ Madurga le deseamos suerte porque queremos que a Boca le vaya bien. Tenemos que ganar todo lo que viene.

Alfredo Luis Di Salvo

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos