Ya más tranquilo a pesar del enorme dolor por quedarse afuera de un mundial por el que tanto luchó, Manuel Lanzini rompió el silencio. Lo hizo horas después de expresarse por Instagram para agradecer tantas muestras de afecto.

 

En la víspera habló con ESPN, donde arrancó diciendo: "Es un momento difícil porque uno se hace muchas preguntas, muchos por qué que no lo vas a resolver pero trato ver siempre el lado positivo que es lo que en todo momento me dijeron mis viejos; la manera en que me criaron".  

 

"Cuando me lesioné parecía que se me había caído el mundo. Fue la peor sensación que tuve en estos 25 años y la verdad que ellos, el equipo, mis compañeros, todo el cuerpo técnico y la dirigencia me hicieron sentir muy bien".

 

 

Por último no pudo dejar de referirse a su reemplazante, Enzo Pérez, quien el domingo se sumó al equipo. "Le deseo mucha suerte. Es un jugadorazo. Fue una lástima que se haya quedado afuera pero son 23 los que tenían que viajar. Ahora le deseo lo mejor del mundo, que aporte lo que sabe que es jugar a la pelota y que le vaya de la mejor manera posible".