Fue un centrocampista elegante, dotado de una técnica distinta, recuperaba el balón en todos los sectores, sabía distribuir el juego como nadie, asistía con clase y criterio, remataba desde cualquier ángulo. Además, tenía gol como el mejor delantero.

A ”Miguelito” lo querían todos, pero sobre todo nunca dejó de ser aquel pibe del barrio de Barracas al que apodaban “Bife” porque colaboraba en la carnicería de su viejo Donato. Conocía a cada vecino y jugaba al fútbol en los potreros hasta el último de los suspiros del día. Nació en Buenos Aires, un 8 de octubre de 1950.

Hizo su aparición en la Primera División en Club Atlético Huracán en 1967, debutó junto a otro ídolo del ‘Globito’, Carlos Babington que llegó a ser presidente de la institución quemera.

“Cuando en el ’73 César Menotti convocó a René Orlando Houseman, recuerdo que en el primer entrenamiento cuando salimos a la cancha Menotti lo miró y me dijo: ¿Qué compramos a un Jockey? Porque René era flaquito, bajito y de piernas delgadas. Pero cuando entró a jugar terminamos la práctica y todos juntos dijimos con el ‘Flaco’ Menotti, con éste salimos campeones. Siempre sostengo que el ‘Loco’ para mí fue el mejor jugador de Huracán de toda la historia y gran protagonista del título de 1973. Falleció hace unos meses desde acá mi profundo homenaje” . Ese mismo año fue elegido como el segundo mejor jugador de Sudamérica por detrás de Pelé.

Se lució en Las Palmas de España y arribó a Boca obteniendo el Metropolitano de 1981y fue compañero de Diego Maradona. Conversamos en diversas entrevistas con el técnico de ese momento, Silvio Marzolini y confesó que el rendimiento de Brindisi fue decisivo para obtener el título, aún más que el de Diego que pasó mucho tiempo lesionado. En 1983 fichó para Nacional de Montevideo y obtuvo el Campeonato Uruguayo.

Representó a la Selección Argentina en el Mundial del ’74 marcando un memorable gol ante Brasil, después transitó por Unión de Santa Fe y Racing, para retirarse en Municipalidad de Guatemala en 1985.

Como entrenador también desempeñó un rol exitoso, entre los muchos clubes que dirigió citamos: Las Palmas, la Selección de Guatemala, Racing, Huracán y Boca. Los logros más importantes los conquistó con Independiente. El Torneo Clausura de 1994, la Supercopa Sudamericana ’94 (derrotando en la final al Boca Juniors de César Luis Meno.tti) y la Recopa Sudamericana ’95.

Miguel Angel Brindisi se caracterizó de un talento y una calidad de excelencia, estuvo a la altura de los mejores en su puesto como J. J. López y José Manuel Moreno, de eso no existe ninguna duda.

Por Alfredo Luis Di Salvo

Comentarios