La sensación es única. De esas que se disfrutan. Ganar un partido sobre la hora siempre genera un plus especial a la hora de festejarlo. Y si a esto le agregamos, como datos extras, los condimentos especiales de la manera que se consiguió, genera aún un mayor énfasis. En Libertad, Midland "enterró" a Laferrere en la agonía del partido, que le permitió afianzarse en zona de Reducido, mientras que el Villero perdió la posibilidad de acercarse al segundo puesto de ascenso directo, teniendo en cuenta que tampoco pudo aprovechar la caída de Dock Sud.

Dos lesionados en el primer tiempo, un penal errado con el resultado a su favor, el inesperado empate de Lafe, fueron las diferentes circunstancias que debió atravesar y sortear el Funebrero para quedarse con los tres puntos en la agonía del partido y así llegar con un gran envión anímico para el partido del martes ante Independiente Rivadavia, por la Copa Argentina.

Midland se sacó la mufa sobre el final (Pablo Villán -diario Crónica-).

Midland, que ganó después de 13 partidos, se puso en ventaja promediando la primera parte por intermedio de Castro, reflejando un juego superior ante su rival. Lo de Lafe era muy pobre, aunque se acercó un par de veces sin mucho peligro.

El equipo de Cisneros lo pudo liquidar en el segundo tiempo, pero Ruiz falló su penal y eso generó la reacción de la visita, convirtiendo en figura a Mansilla, quien se lució con destacadas intervenciones. Sin embargo, el local no bajó los brazos, siguió insistiendo y cuando se terminaba el partido apareció Quinteros y todo Midland festejó.

Comentarios