Llegó para pelear un lugar entre los titulares y, de a poco, se fue convirtiendo en uno de los pilares del Racing campeón de la Superliga. Su desempeño en la Academia despertó el interés de equipos de varios países y, finalmente, este miércoles viajó hacia México para firmar un contrato por tres años con Cruz Azul.

Guillermo Fernández, Pol para el mundo del fútbol, comienza a desplegar su talento fuera de los límites de Argentina.

"Se dio todo muy rápido, no tuve el tiempo de ponerme a analizar, fue todo rapidísimo. Cruz Azul estaba muy interesado, a Racing le venía bien en todo sentido, a mí también, era lo mejor para ambas partes y lo entendimos. Hoy ya es un hecho que soy jugador del Cruz Azul", reveló el mediocampista en declaraciones a Racing de Alma.

"Estoy contento con este momento, con emociones encontradas porque me voy de un club grande donde fui feliz. Disfruté mucho de mi paso por Racing, pero estoy con mucha ilusión porque voy a jugar en un grande de México y tengo muchas ganas de hacer las cosas bien", confesó horas antes de sumarse a La Máquina Cementera, que se lo lleva  a cambio de cinco millones de dólares.

Si bien será una etapa muy importante la que comenzará en tierras aztecas, Fernández asegura que en la Academia "dejo muchos amigos de los cuales voy a estar pendiente, porque fui muy feliz acá, me hicieron sentir como en casa. Y si tengo que hablar de lo que me llevo, la verdad es que pasé momentos que jamás voy a olvidar".

"Cuando llegué al club tenía claro que era para ganar algo y, gracias a Dios, pude hacerlo en muy poco tiempo y, encima, jugando casi todos los partidos. Pero más allá de eso, al día a día en la institución lo disfruté muchísimo. La verdad es que la pasaba muy bien y voy a extrañar ese hermoso grupo que hay", agregó.

La hincha Nº1

Pol no será el único que extrañará defender los colores albicelestes, ya que su hija Olivia "quedó fanatizada con Racing, como ya la pudieron ver en algunos videos. Desde el primer día que conoció el Cilindro, Racing tiene una hincha más. Ella no quiere que me vaya de viaje porque es muy pegada, tanto a mí como a mi mujer, pero pronto se vendrán conmigo a México. Quizás, cuando se dé cuenta de que ya no es la misma camiseta y además escuche canciones distintas, seguramente me preguntará por Racing. Por ahora no se dio cuenta de lo que está pasando".

Comentarios