El abrazo con sus dirigidos; el grito eufórico de cara a los hinchas que le hicieron el aguante al equipo; el desahogo en el vestuario; el reencuentro emotivo con la gente que los aguardó en la concentración tras la clasificación. Guillermo Barros Schelotto vivió una jornada a full desde que llegó al Mineirao hasta que apoyó la cabeza en la almohada para dormir no sin antes revivir mentalmente el durísimo partido que Boca pasó frente a Cruzeiro para instalarse una vez más en las semifinales de la Copa Libertadores. Quienes están cerca de él afirman que hacía mucho no lo veían tan emocionado. Por eso antes de embarcar rumbo a la Argentina, con el pecho inflado y la valija cargada de orgullo, el entrenador sacó a relucir su felicidad.

"Me puse contento por la gente de Boca que sufre y no le pudimos dar la victoria en el clásico. Después de ese partido, le debíamos una alegría y por suerte lo hicimos en un partido tan importante", arrancó diciendo.

Como hombre perteneciente a la década dorada de la mano de Carlos Bianchi, el Mellizo vive de manera especial esta posibilidad de ganar como técnico una copa que levantó en tres oportunidades en su época de jugador. "Acá jugué 10 años y ahora llevo 3 dirigiendo. Por eso el sentimiento con éste club es muy grande. Nos jugamos mucho", agregó a Radio Continental.

Banca a Rossi

Tras afirmar que "Cruzeiro no le generó situaciones y que sólo llegó con pelotazos", Guillermo marcó territorio en una cuestión de la que va a volverse a hablar cuando Carlos Lampe, el arquero incorporado ante la lesión de Esteban Andrada, entrene en su nuevo equipo. "El primer tiempo de Rossi fue excelente. Después falló una vez pero resolvió muy bien. Rossi es mi arquero", dijo en forma tajante.

El DT del Xeneize ganó los dos últimos campeonatos locales y metió a Boca en semifinales en las dos Libertadores que lo dirigió. Sin embargo, increíblemente no entra en una mayor consideración por las caídas superclásicas. "Siempre hay una critica mayor al entrenador de Boca que a cualquier otro técnico del futbol argentino. Siempre pasa con los entrenadores de Boca", dijo un poco molesto por una situación que no es de ahora. 

Asimismo dijo no estar preocupado por lo que se habla, especialmente de su futuro, a pesar de que cada día toma mayor fuerza la versión de que, aún levantando la Libertadores, se marchará de la ribera. "No le presto atención a lo que dicen. Yo trabajo para que seamos mejores", enfatizó.

Y por último aclaró que van por el tricampeonato local. En ese sentido, contó: "Si ganamos el domingo, estamos a tiro del campeonato de vuelta". 

Comentarios

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos