Ya nos referimos a los cuatro primeros goleadores argentinos: El máximo fue Carlos Bianchi, seguidos por Alfredo Di Stéfano, Delio Onnis y Angel Labruna. La fuente más seria y confiable es la Federación Internacional de Fútbol, Historia y Estadísticas (IFFHS) de la FIFA.

  • José Francisco Sanfilippo 1955-1972

285 goles

Por personalidad, temperamento, inteligencia, astucia, dominio de balón y eficacia, logró instalarse entre los cinco mejores goleadores de todos los tiempos. Es frontal, tal vez poco diplomático, pero argumenta sus verdades y desconoce la hipocresía. Nunca tibio…

El ‘Nene’ recorrió todas las inferiores de San Lorenzo de Almagro. Debutó a los 20 años en un amistoso enfrentando al campeón alemán Rotweiss Essen, que tenía siete jugadores de sus plantel en la selección de su país, entre ellos a Helmut Rahn. El partido se encontraba empatado en un tanto y llegando a los noventa minutos Sanfilippo consiguió el gol del triunfo desde ese día se convirtió en ídolo de los ‘Cuervos’ y firmó su primer contrato de Primera. En 1959 conquistó el campeonato de primera división y se mantuvo durante cuatro años consecutivos como máximo anotador.

Por esos misterios que tiene el fútbol se desvinculó de los ‘Gauchos de Boedo’ hasta el día de hoy muchos hinchas continúan sorprendidos. Marcó 192 goles.

Lo contrató Boca Juniors en 1963 porque participaban por primera vez en Copa Libertadores y el presidente Armando quiso reforzar el plantel. Tuvo actuaciones inolvidables. Debió ser transferido por una agresión física a Aristóbulo Deambrosi, ayudante de campo del técnico Adolfo Pedernera.”Es el día de hoy y no estoy arrepentido de mi actitud fue una traición jodida”.

Pasó por Nacional de Montevideo y lo bautizaron con “la Máquina de hacer goles” ahí también dejó su sello. Después fichó para el Bangú y el Esporte Club de Bahía, de Bahía. Allá lo consideraron el ‘Pelé Branco’. Se retiró como bicampeón en San Lorenzo en 1972. Hay pocos que pueden decirlo, Sanfilippo vivió del gol. Un fuera de serie.

 

  • Mario Alberto Kempes 1971-1992

276 goles

Entre todas sus proezas se lo recuerda como ’El Matador’ protagonista decisivo en 1978 para la obtención del primer título mundial de la Selección Argentina. Fue el máximo anotador del certamen y distinguido como mejor jugador. El notable cordobés añadía a su condición goleadora una enorme capacidad técnica. Cuando encaraba para el arco su pique era electrizante. No había manera de detenerlo. Debutó en Instituto y volvió a ser campeón de la Liga Cordobesa, después de seis años de fracasos. Pasó a Rosario Central y maravilló anotó 86 goles. En el Valencia hizo 95. Lo contrató River Plate y en un año hizo 15. En todos los clubes dejó su marca registrada. Fichó en Austria y dejó sorprendido a todos, se retiró en el Kremser SC. Hoy el estadio del Chateau Carreras se lo rebautizó como Estadio Mario Alberto Kempes. Nadie le regaló nada, todo se lo ganó con sacrificio, esfuerzo y goles.

 

Alfredo Luis Di Salvo