Por Alfredo Luis Di Salvo

El gol es la máxima expresión del fútbol, es determinante para que unos se deleiten y otros se entristezcan. Un goleador fantástico definió al gol "como una eyaculación de placer".

Tuvimos en cuenta a los dos mayores artilleros argentinos retirados, que han logrado marcar en los equipos de Primera División que integraron en todo el mundo. La fuente más seria y confiable es la Federación Internacional de Fútbol, Historia y Estadísticas (IFFHS). Destacamos que la excelencia del gol, se encuentra coronado por Lionel Messi, conquistando 616 y en actividad.
 

Carlos Bianchi 1967-1984 (385 goles)

Pocos saben que es el máximo goleador argentino, al llegar a la marca de 385 tanto (206 en la Argentina y 179 en Francia) en 546 encuentros.

Sin dudas, su filosofía de porteño orgulloso combinado con la cultura europea, fue decisivo en su formación y en su concepción de ver las cosas. Debutó en Vélez Sarsfield y dejó su marca registrada, entre los dos periplos velezanos anotó 206 goles, es el futbolista que mayor cantidad de tantos consiguió en la historia de "El Fortín"

La consagración definitiva llegó en Francia, en el club Stade Reims. En cuatro temporadas sacudió 107 veces las redes adversarias. Después, pasó por el PSG y volvió a ser el goleador del equipo. La despedida francesa se concretó en el Racing Strasbourg. Para colgar los botines en Vélez.

Como técnico obtuvo 16 títulos. La FIFA lo distinguió como el mayor artillero histórico de los torneos de Primera División del Mundo.

Alfredo Di Stéfano 1943 – 1966 (377 goles)

Se distinguió de todos por la enorme polivalencia que exhibió en los campos de juego, que lo convirtieron en su tiempo en el jugador más completo y dotado del fútbol mundial. Recaló en la cuarta división de River, el ojo clínico de Carlos Peucelle apenas lo vio expresó: "Es un fenómeno...". 

Alfredo era un torbellino imparable de una velocidad pocas veces vista. En su debut se ganó la hinchada millonaria, ganando el partido frente a Independiente. Era una época de tantos grandes jugadores que tuvo que esperar su oportunidad.

El momento llegó en 1945 cuando se lesionó Juan Carlos Muñoz. Pese a jugar el único partido en ese año (volvió a la Reserva) fue el primer título de su exitosa carrera.

Luego pasó por Huracán, regresó dos años en River y fichó para Millonarios de Colombia. Finalmente, debutó el 23 de septiembre de 1953 en el Real Madrid y conquistó 15 títulos y 216 goles. Abandonó en el Espanyol y se convirtió en leyenda.