El fútbol argentino es muy pasional y la gente, muchas veces, no perdona que un jugador tome una decisión contraria a una declaración del pasado. Le ocurrió a varios protagonistas pero posiblemente el caso más recordado del último tiempo haya sido el de Mauro Zárate, ídolo de Vélez que abandonó Liniers para ponerse la camiseta de Boca.

En ese momento, el delantero vivió un calvario. La condena social fue importante, a tal punto que se peleó con algunos familiares por la decisión que tomó. Pero al parecer, podría volver a ser esclavo de sus palabras.

¿La razón? Mantiene una negociación con Gimnasia, a pesar de haber dicho que no jugaría en otro club del país. "Tuve otras ofertas pero como eran cosas lindas y copadas, al seguir pensando me di cuenta que no tenía que escuchar mas nada porque lo que quería era quedarme, si no me hubiese ido. No jugaría en otro club que no fuera Boca, me iría afuera. Para mí Boca es el más grande de América", manifestó el 23 de julio de 2020.

Sin embargo, ahora está cerca de llegar al "Lobo", entidad que se quedó sin Luis Rodríguez y busca un jugador con características similares. Zárate viene de quedar libre en América Mineiro y ve con buenos ojos la posibilidad de retornar a Argentina.

Comentarios