Tras haber haber perdido frente con el filipino Manny Pacquiao el cinturón welter de la AMB, Lucas Matthysse volvió al país este miércoles y se defendió de las críticas de la prensa especializada, que llegó a insinuar que "regaló" la pelea y que "no se notó que entrenó en los últimos tres meses".

El chubutense habló con una decena de periodistas que lo fue a buscar al aeropuerto y sostuvo "Dicen que la vendí y un montón de boludeces, cosas sin sentido. Sé todo lo que hice, el esfuerzo… Pero no salieron las cosas". 

Matthysse, de 35 años, se hizo eco de lo que la pasa a Lionel Messi en la selección: "Así como criticamos al mejor jugador de fútbol, que es argentino, a mí me van a matar. Así somos los argentinos. Hay que aguantarse todo lo que diga la gente, pero yo estoy muy orgulloso de donde salí y llegué a lo máximo a lo que puede aspirar un boxeador argentino" .

El pugilista, que no aclaró que va a ser de su futuro deportivo, agregó: "Se gana y se pierde. Te dan bronca las críticas, pero los argentinos somos así, qué se le va a hacer. Ahora a descansar, estuve mucho tiempo lejos de mi casa, quiero estar con mi hija y mi familia, que son los que siempre me reciben con un abrazo".

El registro del oriundo de Trelew, es de 39 victorias y 5 "dolorosas", un promedio no tan bueno para alguien que siempre aspiró a ser el mejor. Aún así, es más que válida la autocrítica de un deportista de elite tras una caída que decepcionó a muchos.

Comentarios