Antes del inicio de una temporada, los hinchas suelen mirar el fixture para saber en qué fecha disputarán los clásicos. Si bien el más importante del semestre es el que enfrentan al rival de toda la vida, los grandes también catalogan como "derby" aquellos duelos que se miden entre sí. Y las estadísticas arrojan un saldo negativo para San Lorenzo, que no encuentra la fórmula para salir victorioso en un compromiso importante. De hecho, de los últimos diez clásicos jugados, no ganó ninguno.

¿Cómo le fue con los oponentes que más rivalidad tiene? En ese lapso disputó cuatro derbys contra Huracán (tres empates y una derrota); perdió los últimos dos ante Boca; acumula una caída y una igualdad frente a River; cayó en el antecedente más cercano con Racing y repartió unidades la última vez que se midió contra Independiente. Y justamente frente al Rojo fue la última alegría clásica, pero para remontarse a ese encuentro hay que trasladarse hasta el 4 de abril de 2018, jornada en la que se impuso 1-0 en Avellaneda.

Esa falencia del Ciclón lleva 17 meses, pero también se reafirmó en la actual Superliga. Es que el primer escollo de relieve fue ante el Xeneize en el Nuevo Gasómetro, choque determinante para quedarse con el liderazgo del torneo doméstico. Pero el conjunto de La Ribera mostró supremacía y se quedó con las tres unidades. Por si fuese poco, el último fin de semana contó con una chance inmejorable para destruir una racha que empieza a incomodar, pero no sólo se retiró del Ducó con las manos vacías sino que además agrandó la preocupación por el pobre rendimiento del Ciclón.

En medio de ese contexto desfavorable, el calendario le hace un guiño al Ciclón, que tendrá muy rápidamente la chance de redimirse. ¿El motivo? El 3 de noviembre enfrentará a Independiente -en el Libertadores de América- con la intención de cortar la sequía.

Pero estos no son los únicos números que asustan y preocupan a los hinchas de San Lorenzo, ya que de los 26 partidos que lleva jugados en el año pór cualquier tipo de competencia, sólo ganó seis.

En el 2019 la mayor obsesión de San Lorenzo tenía nombre: Copa Libertadores. Y si bien logró pasar la fase de grupos, su participación estuvo lejos de ser la deseada al quedar eliminado -en octavos de final- a manos de Cerro Porteño. Por eso el foco se desvió y automáticamente los cañones apuntaron hacia el entorno doméstico, aunque allí tampoco los números son alentadores.

Sin ir más lejos, incluyendo Superliga, Copa de la Superliga y Copa Argentina, el Ciclón ganó sólo 6 de los 26 partidos que disputó en el corriente año. El arribo de Jorge Almirón provocó expectativa, debido a que los recuerdos que dejó en Lanús y Godoy Cruz eran alentadores (no así en Independiente). Pero su producción en el Ciclón estuvo más cerca de la mostrada en Avellaneda que de las otras dos, por lo que se fue en el primer semestre y el equipo llegó a tener 13 partidos sin ganar.

Y hasta el momento la tendencia tampoco se revirtió con Juan Antonio Pizzi, quien arrancó bien en la Superliga pero se encuentra en una pronunciada curva descendente, debido a que perdió cuatro de los últimos cinco partidos que disputó. Estos números no sólo complican el presente sino también el futuro, ya que la próxima temporada mirará de reojo la tabla de promedios.

Ver más productos

San Alberto Magno, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Alberto Magno

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos

Comentarios