Demasiada presión lo terminó matando. La primera se la instaló Talleres el sábado, al ganarle a Racing, en Avellaneda. Desde ese momento, quedó a tres puntos, obligado a ganar para seguir compartiendo punta con el equipo cordobés.

Y la segunda se la tiró River, que con su éxito lo superó en la tabla. Y a Lanús, que no termina de definirse como un equipo sólido (convierte mucho pero también le anotan en cantidad), se le ocurrió no hacer un buen partido justo cuando más se lo esperaba.

La culpa fue de Newell´s, que lo fue a buscar en el primer tiempo y se mostró firme atrás en el complemento, venciendo 2 a 1 en un reducto siempre difícil.

El primer tiempo fue muy bien jugado, con dos equipos volcados a la ofensiva, que transformación la media en una zona de tránsito rápido. Sin embargo, las emociones dijeron presente por errores que, equipos profesionales, no pueden cumplir.

Newell`s fue mejor en el arranque y a los 12 llegó a la merecida ventaja. La misma llegó de un lateral, algo inconcebible, y terminó con un remate de Nicolás Castro desde el borde del área que dejó sin asunto a Morales.

A Lanús le costó asimilar el golpe. Por el contrario, La Lepra siguió mostrándose mejor, agazapado para meter la estocada. Por eso no extrañó que a los 28, Compagnucci encontró vulnerabilidad en la última línea local, habilitó a Castro, quien metió el segundo de su cuenta personal con derechazo cruzado, a colocar.

Recién en los últimos diez minutos el Grana fue algo parecido a un equipo que aspira a pelear por el título. Sobre los 38, José López aprovechó que Mansilla se confió, se la arrebató, entrrño al área, eludió a Aguerre y definió de zurda.

Entonado por el descuento Lanús fue con todo por la igualdad pero Aguerre se lo tapó a López y en la última de la etapa Sand –¡que no se diga!- falló solo en el punto penal. 

Como era de imaginar, el complemento se jugó en campo visitante. Newell´s es un equipo que en las segundas etapas tiene una merma y aquí no podía ser la excepción, más con un rival necesitado de levantar un resultado.

A pesar de monopolizar el balón, a Lanús le costó mucho llegar con riesgo a los dominios de Aguirre. Tanto que recién a los 17 lo tuvo Sand de mediavuelta pero Compagnucci salvó en el área chica. 

Al rato el propio Pepe volvió a quedar mano a mano con el arquero pero su remate salió desviado. Y para ratificar que no era la tarde del correntino, no pudo conectar un centro de Bernabei como así tampoco su comproivinciano López.

El cierre fue dramático: la visita se perdió el tercero porque Giani se apuró y en la réplica, Aguerre le sacó una chilena a De la Vega. A  pesar de ese empuje final, Lanús terminó claudicando y por ende dejando que la punta sea exclusividad de Talleres.

Comentarios