Pudo sonar a excusa. Sin embargo, de acuerdo a lo que se vio en la noche de su debut como entrenador de San Lorenzo, Jorge Almirón fue muy sincero con sus palabras. El Ciclón fue ampliamente superado por Vélez, que no festejó sólo por la mala puntería.

En definitiva, el empate sin recibir goles terminó siendo lo más positivo, en principio para sumar y también para cortar una extensa racha: después de casi cuatro meses y 16 partidos, culminó con el arco en cero.

Eso no sucedía desde el 16 de julio, en el triunfo 1-0 ante Racing de Córdoba, por la Copa Argentina. ¿Habrá sido un punto de partida?

Comentarios