La jornada arrancó muy movida en San Lorenzo. Marcelo Tinelli, su presidente, decidió tomarse licencia contemplando que el presente no es positivo y que su otra función -como conductor televisivo- no le permitirá estar abocado integramente a la institución.

En ese contexto César Francis, único dirigente opositor de la Comisión Directiva del Ciclón, pidió la convocatoria a "elecciones anticipadas" después de lo que consideró la gestión "antidemocrática y personalista" de Tinelli.

Francis entendió que la decisión del empresario y conductor televisivo representa "un error político garrafal" y la demostración de "una enorme falta de compromiso" hacia los socios, que lo consagraron presidente con el 80 por ciento de los votos en una elección con récord de participantes en diciembre de 2019.



El vocal opositor, que se presentó en aquellos comicios como candidato por la lista Volver a SL, presumió que con este alejamiento de su función -tercero en su historial como dirigente del club- "será muy difícil que el 'Mundo San Lorenzo' vuelva a darle una oportunidad".

"No es casualidad que empiece el programa y se pida licencia", especuló en diálogo con Télam ante el inminente retorno a la televisión de Tinelli con su tradicional programa ShowMatch. "Es un error político estrepitoso porque esta vez lo hace como presidente", diferenció en relación a las dos anteriores (2014 y 2017) en las que lo hizo como vice primero de Matías Lammens.

Francis cuestionó fuertemente el modelo de conducción llevado a cabo por Tinelli y consultado sobre los responsables de llevar adelante la gestión aseguró que "es una pregunta que genera muchos interrogantes".

"Como único vocal opositor de la CD puedo decir que el acceso al día a día del club estaba completamente vedado, me cansé de solicitarlo. Se impuso una manera antidemocrática y personalista de ejercer el poder", consideró.

"El club está a la medida de Tinelli: la gestión, las formas, los modos, los tiempos... Un modelo completamente individual, sin darle lugar a las disidencias, sin darle participación a aquellos que no forman parte de su círculo cercano", abundó.

"Este oficialismo no permitió el desarrollo de la vida institucional dentro del club ni el funcionamiento de los órganos de gobierno", acotó.

Francis calificó el presente de San Lorenzo como un "déjà vu agravado" del 2012 cuando se precipitó la renuncia del expresidente Carlos Abdo luego de que el equipo salvara su categoría en Primera División en una promoción con Instituto de Córdoba.

"Hoy, en lo futbolístico, no está el problema del descenso pero en lo institucional y económico el momento es todavía más delicado porque San Lorenzo viene con el acarreo de malas gestiones durante muchos años", comparó.
 

Comentarios