En las oficinas del Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid están más que contentos. Es que River, que incorporó a Rafael Santos Borré en agosto de 2017, le tuvo que pagar al Colchonero una especie de multa por no haber vendido al jugador en este mercado de pases o devolver al jugador al club español.

Según afirman medios españoles, los Millonarios debían traspasar al jugador enero de 2019 y como la institución presidida por Rodolfo D'Onofrio quiere quedarse con el delantero colombiano, que fue una de las figuras del elenco campeón de la Copa Libertadores de América, ahora deberá abonar la módica suma de 3,5 millones de euros.

También se supone que el Rojiblanco se quedó con el 25 por ciento de los derechos de un futuro traspaso del jugador oriundo de Barranquilla.

Comentarios