Alexis Salinas y una historia de superación pocas veces vista. El defensor de 23 años soñaba con debutar en Primera de Arsenal, pero en noviembre del año pasado fue víctima de un tiroteo en Ciudad Evita, donde prácticamente perdió la vista luego de que perdigones de arma de fuego impactaran en su rostro. Después de meses complicados, ahora la vida le da una nueva oportunidad para salir adelante: fue convocado para formar parte de Los Murciélagos, la selección argentina de fútbol para ciegos.

-¿Cómo surgió la posibilidad de jugar en Los Murciélagos?

-Me llamó Martín Delmonte, el DT de la Selección. Creo que hay varias personas de por medio. Desde un primer momento que me pasó esta desgracia siempre me hablaron de Los Murciélagos, pero yo no quería saber nada. No quería saber más nada sobre el fútbol. Entonces yo creo que hubo mucha gente de por medio que se habrá comunicado con Martín. Hace casi un mes se comunicó conmigo y me citó para estar en el plantel.

-¿Cómo tomaste la noticia?

-Todavía no me quiero volver loco, pero me puso muy contento. Mi familia también está feliz, pero yo trato de estar tranquilo e ir paso a paso. Esto va despacito, estamos trabajando.

-¿Te dieron algo para que empieces a trabajar?

-Sí, la semana pasada me mandaron una pelota. Martín necesita videos míos, saber qué es lo que puedo hacer. Me dijo que explore, que le mande videos para ver qué es lo que sale. Ya le mandé varios. Él me dio la idea para envolver la pelota en una bolsa de nylon. Ahora que tengo la que hace sonido es mucho mejor, la puedo seguir más, la escucho más. Está bueno, aparte me distrae y me hace pasar rápido las horas.

-¿Cómo sentiste ese primer contacto con la pelota?

-Fue muy raro, yo mismo me sorprendí. Después de la desgracia que me pasó yo nunca más volví a tocar una pelota ni siquiera con la mano, por miedo a que me bajara el ánimo o me diera tristeza. Me sentí muy raro y pienso que a mucha gente le pasó igual. Al agarrar la pelota, al poder pisarla, controlarla... me sentí un poco raro en ese momento.

-¿Cómo estás ahora de ánimo con la citación?

-Estoy con motivación. Es algo muy reciente, hace un mes estoy en contacto con Martín, pero vengo motivado. Tengo ganas de arrancar y meterle pata. Estoy ansioso, pero contento.

-Y en todo esto la familia juega un rol importante...

-Sí, es lo principal. Fue por ellos que yo dije "sí, voy a meterle, voy a levantar a mi familia", porque después de lo que pasó estábamos todos caídos. Yo quería estudiar, quería hacer algo, y salió la posibilidad de Los Murciélagos. Pero creo que voy a poder hacer varias cosas más aparte de ese deporte. Tengo la ayuda y el apoyo de mi familia, de mi mujer, de amistades. Me dicen "¿vamos a jugar a la pelota?", y vamos. Tengo bastante apoyo y ayuda de mi familia y mis amigos.

-¿Sirve como una nueva motivación?

-Si, y también como para salir adelante, para seguir creciendo y con ánimos en la vida. Soy un pibe de 23 años, que perdió la vista de joven, pero siempre digo que hay que seguir la vida con un sentido, con un propósito.

-¿Podes llegar a recuperar algo de vista?

-El ojo izquierdo lo perdí por completo, y con el derecho puedo llegar a distinguir una sombra nomás, pero es prácticamente nada. Estoy en las manos de Dios, esperando un gran milagro nada más.

-¿Cómo llevas la cuarentena?

-La estoy pasando tranqui. Antes tenía la posibilidad de salir a pasear, a distraerme; ahora estoy encerrado, pero cuidándome. Pero estoy aprovechando para entrenar. Hace dos meses estoy entrenando con una amiga de mi barrio que es profe de taekwondo. Hago un par de cositas..

-¿Qué tan importante es el fútbol en tu vida?

-Lo hago desde los 4 años, vengo de una familia muy futbolera, lo llevo en la sangre. Es una pasión que tengo en mi corazón y en mi cabeza. Nunca voy a olvidarme del fútbol, de todos esos años que yo hice como futbolista amateur, juvenil y profesional. Es algo muy importante para mí. Amo al fútbol.

Salinas y su nueva compañera de entrenamiento: la pelota con cascabel.


 

La trágica noche que cambió su vida

El 4 de noviembre de 2019 la vida de Alexis Salinas cambió para siempre. Aquella noche, el defensor se encontraba junto con amigos en una peluquería de Ciudad Evita, partido de La Matanza. En ese momento apareció un auto que, sin ninguna razón, comenzó a abrir fuego contra ellos con un arma similar a una escopta, según los testigos. Uno de los perdigones impactó sobre su rostro, generando así la pérdida de la visión. "Yo estaba con mis amigos sentado. No vimos a nadie; fue una sorpresa. Estuvimos menos de un minuto ahí y sentí la explosión en frente de mi cara", comentó el futbolista luego de ser dado de alta del hospital, donde tuvieron que intervenirlo.

"El impacto me tiró hacia atrás y sólo se me ocurrió arrastrarme por el piso. Después sentí otro disparo y ahí ya no vi más nada. La verdad, pensé que me habían matado", relató. Por aquel hecho, Alexis perdió totalmente la vista en el ojo izquierdo, mientras que del derecho solo puede llegar a "distinguir una sombra". De todas maneras, se aferra a la fe y reza para poder recuperar algo de visión: "Estoy en las manos de Dios, esperando un gran milagro nada más".

Comentarios

Ver más productos

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Marley publicó Kisse: el libro para niños y grandes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Día del niño: los cuentos de mujeres valientes

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Regalos para el día del niño: las mejores opciones

Día del niño con historia

Día del niño con historia

Eva Duarte: la biografía definitiva

Eva Duarte: la biografía definitiva

Día del niño: regalos solidarios

Día del niño: regalos solidarios

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

Ver más productos