Racing vive por estas horas un clima enrarecido y de mucho descontento de parte de la mayoría de los socios e hinchas con los dirigentes y la actualidad deportiva. Si bien la comisión directiva es el foco de conflicto para gran parte de los simpatizantes de la Academia, la serie de derrotas que está acumulando la conducción de Fernando Gago ahora sí colmó la paciencia de la barra, que anoche se acercó al hotel Savoy, propiedad del presidente Víctor Blanco y lugar de concentración albiceleste, para cuestionarle a los futbolistas el mal presente deportivo. 

La facción novata en la conducción de la Guardia Imperial, los artífices de silenciar en el Cilindro de Avellaneda el descontento de la mayoría, esta vez dijo basta e increpó a varios futbolistas, luego de la goleada de anoche en el Monumental. 

Y el blanco de los insultos fue Iván Pillud, un jugador que hace muchísimo tiempo que está en el club y que ayer tuvo un primer tiempo para el olivido, en una posición en la que no está acostumbrado a jugar.  

De esta manera se puede analizar que ahora sí es mancomunado el reclamo de los hinchas hacia la actualidad futbolística, en un momento en el que los directivos están seriamente cuestionados por los socios, no sólo por el mal presente deportivo (fuera hasta de la Copa Sudamericana venidera) sino por la falta de transparencia en algunas decisiones de la dirigencia y la falta de inversión en obras para el estadio, que cada vez que la Academia juega de local luce más desmejorado. 

Por otra parte, Depo también se enteró que durante esta semana hubo algunos cruces entre la facción saliente de la barra de Racing y los nuevos "dueños" de la tribuna, cruces que hace un tiempo se venían dando pero que volvieron a suceder, sobre todo a través de las redes sociales. 

Comentarios