Algunos más de 2.200 argentinos fueron los privilegiados de estar en el Maracaná. Sin embargo, el festejo fue de todo un país. Después de tantas pálidas, amarguras, momentos no del todo bueno, el fútbol le regaló a todos los argentinos un hermoso desahogo.

Y así se vivió en las calles apenas Argentina levantó la Copa. En cada rincón del país se escuchó ese grito de alivio. No era para menos. Bocinazos, gritos y cohetes hasta largas horas de la madrugada. Qué lindo... El Obelisco y el Monumento a la Bandera fueron puntos claves para la celebración. Chicos y grandes se dieron el gran gustos. Con lágrimas en los ojos y las caras pintadas de celeste y blanco, el escenario fue el mejor. Se terminaron las malas.

Después de tantas desilusiones, Argentina pudo levantar la Copa y eso fue motivo más que suficiente para que nuestro país pueda vivir un festejo hermoso. La familia se volvió a abrazar, después de mucho tiempo, y eso no es para menos. Que no termine nunca esta fiesta.

Comentarios

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos