Juan Edgardo Ramírez fue presentado hoy como nuevo jugador de Boca, y en el acontecimiento que se dio en el predio de Ezeiza con la presencia de Jorge Amor Ameal, titular de la institución, y Jorge Bermúdez, miembro del Consejo de Fútol, el jugador mostró su satisfacción por haber firmado anoche un contrato por tres años con el club de la Ribera y ser el cuarto refuerzo boquense en este semestre.

"La verdad es que a cualquier jugador le gustaría estar en Boca. Tengo el privilegio de estar acá para tratar de disfrutarlo y dejar todo en el lugar en que me toque aportar para el club", contó ni bien comenzó la rueda de prensa. 


En cuanto a su conflictiva salida de San Lorenzo, en donde se negó a concentrar para el partido con Arsenal en el comienzo del torneo de la Liga Profesional para así forzar su pase a el Xeneize, dijo que con el club de Boedo "hubo una ruptura de la que es difícil volver, había una oferta de Boca y nadie me había dicho nada".

"Es un tema muy complicado. Después podremos hacer otra nota hablando del tema. hay muchas versiones que se dijeron. Falta mi palabra, que deseo que sea escuchada", advirtió el volante de 28 años.


"Fueron días difíciles, cuando uno toma una decisión hay riesgos y lo sabía. Para mi y mi familia es una decisión delicada, estuvimos sin dormir varios días", reveló el mediocampista. 

También se refirió a su relación con Juan Román Riquelme, quien habló con el volante antes de realizarse la transferencia:  "Con Román tengo una relación muy buena, compartimos (en 2014) plantel en Argentinos Juniors. Hubo un llamado de su parte para hacerme saber que había una oferta por mi pase y que Boca me quería incorporar", agregó.


En cuanto a sus nuevos compañeros y al técnico Miguel Russo, el volante externo dijo que "me recibieron muy bien, tuve el privilegio de hablar hoy con Miguel (por Russo) , me señaló algunas cuestiones tácticas y estoy a su disposición", finalizó quien lucirá la camiseta número 20.

Comentarios