Se vienen días importantes para Boca, teniendo en cuenta que jugará el miércoles el encuentro de ida de Copa Libertadores ante Cruzeiro y el domingo próximo el Superclásico ante River. Este sábado, como envión anímico para esos partidos, venció a Argentinos en La Paternal por 1-0, en un partido particular para Carlos Tevez y con un penal no cobrado para el Xeneize, a pesar de que no lo necesitó para conseguir los tres puntos que lo dejaron a una unidad del sorpresivo puntero, Atlético Tucumán.

Desde los primeros minutos, el poco espacio del Diego Armando Maradona y las imprecisiones por parte de ambos elencos hizo que se tornara friccionado por donde se lo mire, aunque en este terreno Boca también fue mejor que su rival. Con poco fútbol pero muy conectado en todas sus líneas, la visita pudo llegar con peligro al arco defendido por Lucas Chaves, a pesar de que también tuvo algunos sobresaltos, que resolvió bien Esteban Andrada.

A los 16, en la primera aproximación peligrosa del Xeneize se desató la polémica. Tras un centro desde la derecha de Sebastián Villa, Andrés Merlos no sancionó de manera insólita una clara mano dentro del área de Kevin Mac Allister. El árbitro optó por el "siga, siga" y le quitó la posibilidad de tener un penal a su favor. A pesar de la protesta del plantel, el equipo de Guillermo Barros Schelotto siguió conectado con Carlos Tevez, Benedetto y Villa y pudo ponerse en ventaja.

A los 23, tras un tiro de esquina ejecutado por Edwin Cardona, Carlos Izquierdoz, con un tremendo cabezazo marcó la apertura del marcador. La reacción del equipo de La Paternal llegó sobre el final de esta etapa, a pesar de que con la desventaja en el marcador, la presencia de Alexis Mac Allister comenzó a ser importante para las aspiraciones del Bicho, a pesar de que se fue al descanso perdiendo. En el último minuto de la etapa inicial, Alexis pudo haber logrado la igualdad, pero su zurdazo fue contenido muy bien por Andrada.

Izquierdoz ya comienza a gritarlo (Fotobaires).

En el complemento, de entrada, Lucas Chaves volvió a tener trabajo en una tremenda intervención ante Benedetto, quien no pudo definir en una inmejorable posición que tranquilamente pudiera haber terminado en el segundo gol del partido, de no ser por el joven que hizo inferiores en River. En esta etapa, la ilusión del local siempre terminó siendo Alexis Mac Allister, pero pasada la media hora de juego su imagen se fue diluyendo y con ella las chances de Argentinos por aspirar al menos al empate, algo que con inteligencia Boca supo defender para quedar a tiro de la punta.