La derrota ante Ceará, con la consiguiente eliminación de la Copa Sudamericana, parece ser el golpe que le faltaba a Independiente para quedar al borde del nocaut. Por eso, el DT Eduardo Domínguez hizo una dura autocrítica mientras que la dirigencia analiza su continuidad.

"Cuando no pasas a otra ronda, y en función de lo que necesitamos no es bueno, entramos en una vorágine. Lo hicimos bien 15 o 18 minutos. Después aparecieron las dudas, pelotas largas, comenzamos a dividir en lugar de tener paciencia", afirmó el DT.

Luego, agregó: "En casi todo el semestre corrimos siempre de atrás. Y a veces por el ímpetu de ir a buscar, o de querer llegar más rápido, nos apresuramos. Jugamos muy apresurados. Por ahí va la explicación. Sabíamos que el rival tenía como puntos fuertes la velocidad y la pelota parada, con hombres altos".

Ante esto, el "Rolfi" Montenegro, encargado de la parte futbolística en Independiente, será el encargado de tomar la decisión sobre el futuro de Domínguez. Por lo pronto, trascendió que la idea es que el entrenador diga en el cargo, pero en la parte roja de Avellaneda está probado que cualquier cosa puede pasar.

Comentarios