En el fútbol se habla con extrema frecuencia de la "Ley del ex". Una increíble conexión astral por la que puede pasar de todo, pero al final acabará marcando aquel jugador que militó en el equipo rival. En el mundo del esférico no hay nada más doloroso del gol de un ex, ese que en el pasado te dio alegrías pero en el presente te genera frustraciones.

Este fin de semana se sumó un nuevo ejemplo: Ramón Ábila, de extraordinario pasado en Huracán, esta vez festejó -por duplicado- para Boca y amargó al Globo, situación que le generó una sensación disímil que fue expresada una vez consumado el encuentro.

"Justo a Huracán, un club que quiero y respeto mucho. Pasé momentos muy lindos ahí y bueno, no los disfruté mucho a los goles. Tengo mucho cariño por la gente, estoy agradecido a ellos. Fue un gesto de perdón el que les hice", confesó.

Dejando de lado esa situación, se refirió a la actualidad del equipo y a la importancia de convertir para reinsertarse en el equipo titular: "El equipo necesitaba seguir ganando y demostrar que seguimos creciendo. Juegue quien juegue buscamos eso. El gol sirve para seguir agarrando confianza. Entrenamos lo mismo, a algunos les toca jugar y otros esperan. El equipo demostró que es un grupo y juegue quien juegue va a representar muy bien a la camiseta de Boca".

Y cerró: "Yo quiero jugar todos los partidos, pero hay un DT que está contratado para elegir a los jugadores y lo hace muy bien".

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos