En un confuso episodio, un hincha de Rosario Central murió de un infarto en la previa de la final por Copa Argentina entre el Canalla y Gimnasia de La Plata.

El hombre, identificado como Sergio Confalonieri de 55 años, sufrió un infarto entrando al estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. Si bien llegó a ser trasladado a una clínica cercana, no pudieron salvarlo.

El lamentable suceso se dio unas horas antes de la final, en el ingreso Sur del estadio, donde se ubicó la parcialidad rosarina.

Allegados al hombre cuentan que se descompensó en medio de la represión policial mientras intentaba proteger a su hijo adolescente de una carga a caballo de los uniformados y en medio del humo producido por gases lacrimógenos.

También dieron nota de que no padecía ningún problema de salud y que, de hecho, la semana pasada se había realizado chequeos de rutina.