Las diferencias entre los presidentes de River y Boca, Rodolfo D'onofrio y Daniel Angelici respectivamente, no se dan sólo en el ámbito del fútbol. Allí, tras el escandaloso episodio que desató la ida a jugar la final de la Copa Libertadores a Madrid y suspenderla del Monumental, debido a los hechos de violencia ya conocidos, se vio una muestra más de las grietas que existen entre los dos protagonistas de la historia. El pretexto de un ida y vuelta en el mundo de la pelota es sólo una pantalla de lo que hay detrás de las diferencias. Y tiene que ver con el entramado político que se está armando con miras a las elecciones del año próximo.

Los territorios de la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires son los terrenos de la discordia entre ambos. Es que el mandamás millonario logró ganar adeptos entre los seguidores del jefe de gobierno porteño Horacio Rodriguez Larreta, quien apuesta a convencerlo a formar parte de su espacio y ser candidato en los próximos comicios. Una posibilidad es encabezar la lista de diputados. Está claro que Larreta se encuentra en la vereda de enfrente del presidente xeneize, quien además pretende que ese lugar lo ocupe un aliado suyo del radicalismo.

Angelici sabe que el triunfo de la Libertadores le dio un impulso inesperado a su eterno rival. Pero además, D'onofrio mantiene una relación fluída con otro aspirante a meterse en el barro político, el vice de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, enemigo no declarado del titular de Boca. El animador televisivo y su par de Núñez también suelen dialogar con la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, otra dirigente distante del Tano Angelici.

Sin dudas que una victoria de Boca en el torneo sudamericano le hubiera dado un empuje importante al amigo de Mauricio Macri, pero el fútbol, muchas veces, no se comporta de la manera esperada. Pero, vaya casualidad, Angelici logró mejorar los lazos con Matías Lammens, presidente de San Lorenzo y hoy un hombre no tan cercano a su aliado Tinelli. Es que Lammens suele hablar de política con otro protagonista capitalino, el ex funcionario Martín Lousteau, quien además se afilió al radicalismo para competir en la Capital Federal, el partido de Angelici.

Cabe destacar que fue el ex embajador en los Estados Unidos en los primeros mese de gestión de Cambiemos fue quien intentó vencer a Larreta en su camino al palacio de gobierno porteño. Pero no todo gira en torno a este punto, ya que D'onofrio, con esta victoria, logró instalar en su club la idea de construir un nuevo estadio para albergar a 80 hinchas de River.

Vender el Monumental y trasladarse a 600 metros al norte de la ubicación actual. Un proyecto similar tenía Angelici, pero un simple resultado adverso puede impedir un ambicioso proyecto edilicio.

River, ahora, está más cerca de lograr el objetivo, y el presidente de Boca lo sabe. Las diferencias entre los dos clubes más grandes del país volvieron a aflorar. NO todo es cuestión de una pelota. Detrás de los arcos hay otra pelea. Como siempre. Lo que sucede es que muchas veces el fútbol es una pantalla para no mostrar otras cartas. 

Carlos Stroker

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos