Fue el 14 de agosto de 1975, cuando el técnico Angel Labruna desafió la estadística y a pesar de que no pudo estar presente el día de la coronación con todo lo que había sufrido, por una huelga impensada de los jugadores profesionales, que nunca han podido digerir.

Con base de la Cuarta División y con Federico Vairo en el banco. En ese torneo pasó de todo, gozaron, sufrieron por los fantasmas que daban vuelta en el equipo millonario. Ese famoso Metropolitano fue el día que Angelito escribió una de las páginas más gloriosas de la institución de Núñez y se transformó en leyenda.

Formó un equipo titular de especialistas, equilibrado en todas sus líneas que sus nombres merecen ser recordados: Fillol, Comelles, Perfumo, Passarella y Héctor López; J.J. López, Merlo, y Alonso; Pedro González, Morete, y Oscar Mas.

Fue una etapa excepcional que uno de los más grandes del fútbol argentino atravesara una racha semejante (última vez fue campeón en 1957 y hasta 1975), nunca había sucedido y jamás se repitió.

Finalmente un equipo juvenil riverplatense derrotó 1 a 0 a Argentinos en cancha de Vélez. El tanto lo convirtió a los 24 minutos del segundo tiempo, Ruben Norberto Bruno.

A fines de 2015, a los 40 años de la conquista, trabajaba en otro medio gráfico que armó un asado en la Costanera. Estaban todos: Orlando Ponce, Luis Jometón, Rodolfo Rafaelli, Héctor Bargas, Fernando Zappia, Leonardo Labonia, Rubén Cabrera, “El Mono” Gómez, Rubén Norberto Bruno y Francisco Groppa.

Rubén Bruno, hoy de 63 años, en una entrevista me confesó: “Pensar que hice el gol más importante de la historia hasta ese momento y nadie me conoce. Es entendible porque fue debut y despedida. Lo que me dolió que fuera maltratado injustamente porque no tuve nada que ver con la huelga. Ahora se hizo justicia y trabajo en River. Después del partido, salimos campeones luego de una larga racha negativa, hicimos en el Monumental una fiestita sencilla, comimos unos sándwiches con una gaseosa y cada uno agarró su bolsito y se fue a tomar el colectivo. Porque llegamos a entrenar a la mañana y a las 6 de la tarde nos confirmaron que seríamos titulares ente el Bicho de La Paternal. Si bien, en esa categoría siempre triunfamos contra Argentinos, teníamos unos nervios terribles, había que jugar un desafío muy decisivo. Suerte que fui protagonista y salimos campeones. Muchos dicen que fue de suerte pero la suerte quiere ganar”.

Fue un día de gloria inolvidable, lo curioso fue que de ese plantel de pibes ninguno llegaría a destacarse en Primera División, así es el destino, el fútbol y la vida.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos

Comentarios