José María Muñoz, uno de los relatores más famosos de fútbol de la Argentina, murió hace 26 años, el 14 de octubre de 1992, a las 3.45, a los 68 años, por una severa afección renal en el Sanatorio Trinidad, donde se encontraba internado.

Gozó de una inmensa popularidad y estuvo vigente hasta el final de su carrera. Se inició en el periodismo en los años ’40 y fue el conductor de “La Oral Deportiva” de Radio Rivadavia durante 40 años.

Inventó casi todo en materia de transmisiones deportivas radiales. Era un obsesivo intransigente con el trabajo, incansable y resultaba imposible seguirle el ritmo, lo demostró hasta el último suspiro. Desde su lecho de enfermo, estaba agonizando y realizó la apertura y el cierre del partido disputado en la Bombonera por el Apertura ’92, entre Boca-River, era su característica laboral, no podía haberse manejado de otra manera.

Nació en una familia muy humilde, su padre se desempeñaba como viajante de comercio y falleció cuando el famoso relator tenía 16 años. Su madre, una gallega simpática y muy comprometida con el trabajo era empleada doméstica.

Cuando lo dejó su padre abandonó el secundario y comenzó a trabajar en una farmacia de José Hernández y Cabildo. Le costó mucho llegar a ocupar un lugar destacado dentro del periodismo, tal vez sea el motivo fundamental de su exigencia personal y de laburar de sol a sol.

Dejó frases célebres que la afición futbolera no olvida, como ‘peligro de gol’, ‘se mueve el cemento’ ‘córner número…’ y el grito de golygolygolygol… inolvidable.

Muñoz se transformó en el arquetipo del periodismo deportivo radial con una producción inédita hasta ese momento, con contactos en todas las canchas y muchas comunicaciones con lugares distantes como la Base Marambio de la Antártida.

Un innovador nato. Un “Gordo” bonachón y solidario que siempre le tendía una mano a quien lo necesitaba. También es cierto, que habitualmente se las rebuscaba para mantener buenas relaciones con los funcionarios de turno que le dio buenos dividendos, pero nos abocamos a su tarea periodística.

Desde el Mundial de Suecia estuvo en todos, aunque también relató remo, ciclismo, polo y toda clase de espectáculos deportivos. Se ocupó siempre de los Juegos Olímpicos. Su actividad periodística inclaudicable lo convirtió de Cronista a Director de Deportes de la Radio desde 1958 hasta 1992.

Se casó con Aidé Alides y tuvo dos hijos: Carlos Alberto y Graciela Alicia. En casi 45 años como profesional, recibió numerosas distinciones que lo convirtieron en el periodista más premiado de la historia de la radiofonía argentina.

Rescato del Gordo Muñoz su auténtica profesionalidad, que eligió ser algo y ha dedicado todo su esfuerzo a ese algo, en todos y en cada uno de los momentos de su vida, con una entrega y una devoción ejemplar.

Comentarios

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos