Se cumplen hoy 11 años de un acontecimiento insospechado durante décadas y décadas: que un futbolista de Boca pudiera alcanzar y superar la marca de 218 goles que había establecido Roberto Cherro en los ’30: Martín Palermo lo hizo.

En efecto, el 12 de abril de 2010, en la Bombonera, Boca le ganó 4-0 a Arsenal de Sarandí pero ni de cerca fue una goleada más en su rica historia, toda vez que Palermo convirtió dos veces y -al llegar al registro de 220 anotaciones- superó la línea de Cherro, “Cabecita de Oro”.


También conocido como “ El Loco”, “ El Titán” y, a decir de Carlos Bianchi, “ El Optimista del Gol”, el platense Palermo tuvo dos etapas en Boca, una entre 1997 y 2001 (91 goles en 124 partidos) y otra entre 2004 y 2011 (145 goles en 280 partidos).

En la primera etapa fue decisivo en las conquistas de una Copa Libertadores, una Copa Intercontinental y seis torneos nacionales, mientras que en la segunda etapa fue partícipe del logro de otra Copa Libertadores, y dos veces de la Copa Sudamericana y otras dos de la Recopa Sudamericana.


Los 236 goles de Palermo lo convierten en el máximo artillero de la historia de Boca por delante de Cherro, Francisco Varallo, Domingo Tarascone, Jaime Sarlanga y Mario Boyé, pero además es el quinto goleador de la historia del fútbol argentino y está entre los 150 jugadores que más goles han convertido en la historia de las ligas de Primera División de todo el mundo.


Además de la camiseta de Boca vistió las de Estudiantes de La Plata, Villarreal, Betis y Deportivo Alavés de España. Y desde luego la de la Selección Nacional, un total de 15 veces, con 9 goles convertidos, incluido el del 22 de junio de 2010, a Grecia, por el Mundial de Sudáfrica.

Entre los episodios desdichados en su trayectoria como futbolista se registran dos lesiones graves y su ingreso al Récord Guinness al 4 de julio de 1999 cuando falló tres penales en un mismo partido, contra Colombia, por la Copa América.

Comentarios