Hay un dicho que dice: "El que se fue a Sevilla... perdió su silla". Y esto parecen sufrir en carne propia Gustavo Gómez y su representante. Parece que el paraguayo se arrepintió de pedir una flotación libre del dólar y por medio de su representante pidió firmar contrato con Boca.

Sin embargo, del otro lado del teléfono, la dirigencia xeneize le comunicó que ahora van a tener que esperar, porque de la única forma en que Gómez sea jugador de Boca es si Lisandro Magallán es solicitado, nuevamente, por el Ajax de Holanda.

Recordemos algo importante: Magallán viajó a Holanda y tenía todo listo y acordado, pero tenía que esperar que Boca comprara alguien para reemplazarlo. Como Gómez se "hizo desear", el club terminó comprando a Izquierdoz y Magallán debió volverse a Buenos Aires.

Ahora, el defensor central paraguayo quiere rebobinar la historia y firmar con Boca, mientras tanto, el club de la Ribera ahora no está con la urgencia que en su momento Gómez no supo entender y que ahora, ahora es tarde...

Comentarios

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos