Si bien hay gratificación porque Esteban Andrada está respondiendo a las expectativas que generó desde su llegada, cuando su arquero es figura, a diferencia de River, en Boca se preocupan porque defensivamente no están trabajando como deberían hacerlo.

Tal vez, para el Xeneize hablar de problemas defensivos es una constante desde la llegada de Guillermo, por su estilo de encarar los encuentros, sin embargo, el triunfo ante San Martín de Tucumán por Copa Argentina no los alegró, sí los preocupó. Hasta el propio técnico aceptó tras el cotejo que tienen muchas cosas por mejorar.

Y todo parece indicar que la madre de todas las batallas es el mediocampo. El entrenador no encuentra el fútbol que desea, y tampoco el equilibrio que le permita a la línea de defensa, jugar con un poco más de soltura, con más margen para no errar ante la urgencia.

En general, los rivales encaran mano a mano a los defensores, sin oposición de algún volante. Ante los tucumanos la ausencia de Wilmar Barrios se notó muchísimo, como también Boca sigue esperando el juego que le puede aportar Fernando Gago, quien hasta ahora no pudo recuperar su nivel y es lógico, luego de todos los problemas que debió superar.

Guillermo no encuentra el medio. No lo consigue en primer lugar por los bajos rendimientos de Gago y Pablo Pérez, quien hasta hace poco era titular inamovible. Pero desde el arranque de la temporada se mostró nervioso y errático en el juego.

El único que ha rendido sin pensar en los compañeros que tiene al lado es el colombiano Wilmar Barrios. Su trabajo sobresale porque además, está sólo en esta tarea. Quizás sea más acompañado por Nahitan Nández, pero a veces contagia desorden. Pero de todos los "males", el uruguayo se gana un lugar por lo menos, por su despliegue y actitud.

Por eso, aunque Guillermo varíe el mediocampo sabiendo que tiene tres lugares para cuatro nombres, no tiene ese futbolista que sea una verdadera rueda de auxilio de Barrios. Boca es desbordado por los costados, obligando a los extremos a bajar y con los volantes metidos adentro. Pero no consigue un bloque defensivo... No por nada se habla del mal rendimiento de Leo Jara y del tres... en este caso Lucas Olaza o Emmanuel Mas.

El equipo es como una cadena, si falla el primer eslabón, el segundo tendrá el doble de trabajo y así sucesivamente. La pregunta es ¿por qué, entre tantas incorporaciones, no se buscó un "simil" de Barrios?

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos