Los días pasan, la gran final de la Copa Libertadores frente a Boca se encuentra a la vuelta de la esquina y la ansiedad de los hinchas se potencia aún más. Si bien Marcelo Gallardo también vive la previa de este desafío de manera especial, el Muñeco al menos este lunes se tomó un tiempo de distensión.

Bajo un clima de fiesta, el entrenador de River participó de un partido a beneficio en el Club Social y Deportivo Laureles de Merlo, su ciudad natal, para recaudar dinero que será destino a aquellos chicos que sueñan con jugar algún día en Primera.      

Las expectativas por la llegada de Gallardo al club eran enormes, al punto que desde muy temprano cientos de hinchas, sobre todo de las filiales de Merlo y de Ituzaingó, se acercaron a la cancha para ponerle color a la bienvenida del DT.

A las 19, el Muñeco salió al campo de juego, luciendo una pechera verde, y enseguida se acercó a los hinchas para saludarlos, sacarse fotos y firmar autógrafos. Un gran gesto del estratega millonario, que se mostró distendido y de gran ánimo en la antesala de un partido crucial como lo será el del sábado, en el Monumental. 

De hecho, una vez que la pelota comenzó a rodar en Merlo, Gallardo demostró que su talento continúa intacto y en el picadito se dio el lujo de convertir un golazo picándola ante el arquero. Un gol que se gritó en todo Merlo, donde le brindaron un gran cariño al técnico. 

Comentarios