Ser jugador de ascenso no es nada fácil y Federico Motta lo sabe. Y mucho más pasar de casi dejar de jugar el deporte que más ama a ser campeón. Por eso, en charla con Crónica del Ascenso, el volante de 28 años admitió que vivió una de las mejores temporadas de su carrera, se emocionó hablando del grupo que se conformó para que Dock Sud ascienda a la B y hasta soñó con poder jugar algún día en Primera.

Motta fue clave en el mediocampo de Dock Sud (Nahuel Ventura).

"Hace un año estaba sin club, estaba dudando en si seguir jugando o no. Tuve la posibilidad de ir al Docke y teníamos que arrancar 10 días después de lo que había sido la final perdida con Merlo. Pero sé que todo esto fue el destino, es una alegría enorme para mí. Le tengo que agradecer muchísimo a la familia, al club y a todos. Si no fue mi mejor temporada, pega en el palo", sostuvo el mediocampista.

Por otra parte, dejó en claro porque salieron campeones: "Desde el primer día que llegue me hicieron sentir uno más. Había muy buenos jugadores y ganar el Apertura fue una muestra de carácter del equipo. En el Clausura tuvimos un bajón anímico, pero sabíamos que teníamos una final. La cancha de Quilmes en la final de ida con Berazategui estaba explotadísima y pudimos haber perdido. Pero jugamos, metimos y lo sacamos adelante. Por todo eso, logramos ascender que era el sueño de todos".

En tanto, habló sobre los sueños que le quedan pendientes en su carrera y sostuvo que todos los días anhela con jugar en un club de Primera. "Uno quiere tener la oportunidad siempre de debutar en lo más alto. Me encantaría jugar en Primera como a cualquier futbolista. Las categorías están cada vez mas parejas y jugadores que empiezan en categorías más bajas terminan jugando en Primera Nacional. Pero primero quiero seguir logrando campeonatos y ascensos. Y después seguir jugando al fútbol hasta que mi cuerpo diga basta", cerró.

Comentarios