Claudio Vivas y un chico de la categoría 2003, vivieron una situación por lo menos confusa, ya que la familia del jugador habría hecho una denuncia por agresión por parte de quien maneja las inferiores del club, en perjuicio de este chico.

Aparentemente, este jugador entró al vestuario discutiendo con un compañero. Aseguran que los gritos traspasaron todas las puertas y llegaron al oído de Vivas, quien decidió intervenir en la situación. Aseguran que para calmar al chico, Vivas le habría dado una especie de palmada en la cara, y parece que el chico tomó esto como si le hubiera pegado un cachetazo.

Una situación rara y confusa por la cual se le informó inmediatamente al presidente Daniel Angelici y, dicen en los pasillos de la Bombonera, que la familia del jugador y Vivas mantuvieron un diálogo telefónico (otros dicen que tuvieron una reunión cara a cara), y que la situación habría sido aclarada.

Comentarios