Tras el choque con Dedé, a Esteban Andrada se le diagnosticó una fractura de mandíbula que lo dejará parado alrededor de dos meses. Esa recuperación comenzará hoy, ya que el arquero de Boca será operado este viernes para reconstruir la zona dañada por el brutal golpe.

Luego de la operación, el arquero continuará con su dieta líquida y, una vez cumplido el post operatorio se meterá de lleno en el gimnasio con el objetivo de mantener su rendimiento físico. Luego aumentará sus actividades de manera paulatina, hasta que la evolución de su intervención le permita acoplarse a los entrenamientos futbolísticos.

Comentarios