Tal como era de esperarse, este sábado se vivió una jornada emotiva en el Monumental, con la convocatoria que generó Rodrigo Mora en su despedida del fútbol, a los 31 años. Luego de verse afectado por una particular lesión que afectó su zona lumbar, este sábado el uruguayo recibió el cariño de casi 60.000 hinchas que no se perdieron la fiesta de su último partido.

El uruguayo también cumplió el sueño de jugar un partido en Núñez con su hijo Máximo, de siete años. Además de Rodrigo, hubo un personaje muy particular que también se llevó todos los aplausos y que en poco tiempo conquistó a todo el Monumental...

"Tengo muchas sensaciones encontradas, muchas emociones. Tal vez no me despedí del fútbol como quería, pero soy agradecido de poder hacerlo en el club que amo y ante esta gente que siempre me brindó todo su cariño. Este partido me va a marcar para toda la vida", expresó el ahora ex jugador, en el entretiempo de su partido despedida.

El juego contó con múltiples figuras históricas de River y otros jugadores del actual plantel. Antes del encuentro comenzó la emoción para Mora, que en la presentación de los equipos salió al campo de juego con su hijo y ya con lágrimas en los ojos, que seguramente comenzaron a caer en el vestuario.

Duelo de campeones

El partido que tuvo un resultado anecdótico (8-7) fue disputado entre los campeones de la Libertadores 2015 (de blanco) y los de la Libertadores 2018 (de rojo). Mora jugó un tiempo para cada uno.

Comenzó haciéndolo para los de blanco (los ganadores), que formaron con: Julio Chiarini; Bruno Urribarri, Leonardo Ponzio, Ariel Rojas; Enzo Francescoli, Christian Ledesma, Marcelo Gallardo, Leonardo Pisculichi; Ariel Ortega, Fernando Cavenaghi y Mora.

Los rojo, que presentaron una sorpresa muy especial, salieron con Germán Lux; Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola, Milton Casco; Exequiel Palacios, Ignacio Fernández, Enzo Pérez, Nicolás De La Cruz; Brian Buley y Rafael Borré.

Buley, uno de sus compañeros de actuación en la serie televisiva "El Marginal", también se llevó todos los aplausos y divirtió a todo el estadio con su particular forma de ser. Abel Ayala, otro de los protagonistas de la serie también jugó varios minutos en este partido. Además, ingresaron otros afectos del fútbol para el uruguayo como Franco Zuculini, Iván Rossi, Javier Saviola, Facundo Affranchino y el Chino Luna, entre otros.

Jugó con su hijo

La mayor emoción para Mora para el ingreso de su hijo, a los 7 minutos del segundo tiempo, que hasta de dio el lujo de hacer dos goles y festejarlo con su papá. Tras el partido, Mora dejó un mensaje para aquellos que luchan por sus sueños: "Los que sueñan con jugar al fútbol y aquellos que siguen una meta, háganlo con amor porque nunca saben cuando se les va a acabar. De toda mi carrera, en River, que son todos ustedes, los hinchas, mis compañeros, los que vinieron al Monumental y los que me vieron desde sus casas, es donde más feliz he sido, desde que llegue en 2012 hasta este año. Di hasta lo que no tenía. La vida me puso a prueba y fue el afecto de todos el motivo por el cual volví a jugar un año más. Hoy tengo una lesión que no me permite jugar como quiero, pero gracias a Dios pude quedar en la historia de River con el partido Bernabéu", concretó.

Comentarios