En el último tiempo, Boca se convirtió en un club "autodestructivo". Con extrema frecuencia aparecen problemas internos que salen a la luz y desestabilizan la tranquilidad del plantel. Sin ir más lejos, por estas horas el ambiente luce convulsionado en La Ribera, teniendo en cuenta que varios jugadores aparecen en el centro de la tormenta. ¿La razón? Carlos Zambrano, Edwin Cardona y Sebastián Villa no pudieron estar como titulares ante Newell´s, tal como estaba previsto, por cuadros de intoxicación, según dijo Sebastián Battaglia en conferencia de prensa.

El problema no nace por el trastorno alimentario sino por el contexto en el que se generó. La postergación del encuentro por las inclemencias climáticas otorgó "horas muertas". El domingo el plantel quedó concentrado, el lunes entrenó por la mañana y quedó liberado hasta horario nocturno. En ese lapso, los tres involucrados habrían tenido varios excesos -de alcohol y comidas- que lo llevaron a una intoxicación. 

El castigo del entrenador quedó en evidencia: iban a ser titulares pero terminaron desplazados del equipo titular. Pero según se animan a asegurar algunos testigos en voz baja, un damnificado la pasó peor que el resto. La mención es para Zambrano, quien se habría distanciado de su mujer al momento de trascender el hecho.

Marcia Succar ya tuvo inconvenientes con su esposo, el año pasado.

La razón, simple. Marcia Succar, quien fue mamá en septiembre, desconocía que su esposo tenía ese lapso libre. Esa situación no le habría gustado y la habría llevado a tomar esta decisión, especialmente porque ya lo perdonó -en 2020- de una infidelidad que trascendió con fotos de un yate rodeado de alcohol y mujeres.

Comentarios