Después del escándalo que se produjo hace unos días con el penal "inventado" que perjudicó a Banfield y favoreció a River, y que se cobró a través del VAR, en el que estaba Darío Herrera, quien luego fue suspendido de esa función, el referato argentino quedó en el ojo de la tormenta. 

Ante esa fallo escándaloso, amén que antes se habían suscitado algunas polémicas, Federico Beligoy, quien comanda a los jueces en la Argentina, quedó en el ojo de la tormenta. Por ese error, tuvo que salir a aclarar que no había sido penal y además le pidió disculpas al Taladro por el perjuicio deportivo. 

Con el correr de los días, trascendió que el el árbitro Ángel Sánchez (el Quality Managers de dicho partido) habría sido quien habría incitado a Herrera a que llame al juez de ese encuentro, Pablo Echeverría, para que revise la acción y sancione el penal. 

Es decir que ante semejante "novela", que trajo mucha cola (hasta el propio Muñeco Gallardo reconoció que no había sido mano del futbolista de Banfield), empezó a haber preocupación porque el desembarco de la tecnología dejaba claramente en evidencia que no cubría las falencias siempre existentes.  

Pero, luego de ello, un par de fallos controvertidos que se sucedieron este fin de semana en la Copa de la Liga fueron los "culpables" para que Claudio Chiqui Tapia tome intervención en el asunto y convoque a una reunión de urgencia a Beligoy, a los jueces que están a cargo del VAR e incluso a los Quality Managers. 

¿Qué sucedió para que Tapia tome intervención? Pasó el claro favor que le hicieron a Boca, al no expulsar a Marcos Rojo por pegarle una tremenda patada a un futbolista de Central Córdoba, cuando éste estaba en el piso y con pelota dominada. Allí, el VAR ni siquiera advirtió al juez Yael Falcón Pérez, quien solo amonestó al central Xeneize. 

Y además, en otro de los encuentros, Andrés Merlos sancionó un controvertido penal, luego de haber recurrido al monitor para revisar la jugada, que favoreció a Vélez y perjudicó a Barracas. 

Estos dos hechos puntuales hicieron que el presidente de la AFA decida juntarse con la los hombres de negro y tomar cartas en el asunto, pues desde la llegada del VAR (tras la fecha de los clásicos), los tremendos errores se suceden y lejos de acotar el márgen de error, la cuestión ha sido perjudicial para varios equipos. 

Comentarios