En los últimos años las imágenes de alegrías doblegaron a las de decepción. Las nuevas generaciones tiene la posibilidad de empapelar sus habitaciones con "los cuadros del campeón", ya que se volvió recurrente ver a River en los partidos definitivos.

Es que desde que arribó Marcelo Gallardo la tendencia varió en exceso: antes el poderío prevalecía en Argentina y ahora la fortaleza salió a conquistar el Continente.

El Millonario es muy respetado en América y en cada participación internacional impone condiciones más allá del resultado. Sin ir más lejos esta noche, en Porto Alegre, tenía un pie y medio afuera de la Libertadores pero sacó a relucir la mística que adquirió en el último tiempo para lograr el pasaje a la llave decisiva de la Copa. 

Futbolísticamente, a lo largo de los 180 minutos, fue superior a Gremio, un conjunto que mostró disciplina en la faceta ofensiva y efectividad en el área rival. Sin embargo, Rafael Borré estableció la paridad transitoria y, en el epílogo, Gonzalo Martínez se hizo cargo de la pena máxima para desatar el delirio del conjunto millonario.

Una vez consumado el encuentro, mientras la lluvia mojaba su rostro para que la imagen se volviera aún más espectacular, expresó sus primeras sensaciones: "Es la lluvia bendita para nosotros. El de arriba vio que tenemos mucho huevo y corazón. Tuvimos un buen primer tiempo, el único equipo en la cancha era River. En el segundo tiempo se nos complicó un poco, pero con actitud pudimos darlo vuelta de forma merecida. Nosotros consideramos que todos los equipos nos respetan. Queremos seguir creciendo. Estamos en una nueva final y eso es muy importante para nosotros", inició su relato.

Y de inmediato le agradeció a Ignacio Scocco por cederle la pelota en el penal que se tornó definitivo: "Quiero agradecerle a Nacho porque somos los dos designados. Se lo pedí y me lo dejó. Por suerte pude convertir".

Casi de inmediato, Nacho Scocco enfrentó los micrófonos y también expuso su alegría por instalarse en la final, instancia en la que espera a Palmeiras o a Boca: "Es una alegría enorme. No merecíamos el resultado que estábamos teniendo en el primer tiempo. Faltaba poco pero nunca dejamos de creer en la remontada. Si bien era un partido difícil el resultado era injusto. Confiamos en este grupo y lo pudimos revertir".

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos