Era el duelo más esperado del Masters 1000 de Indian Wells. Pero no se jugó. Porque Rafael Nadal debió bajarse del torneo por una lesión en la rodilla derecha, por lo que Roger Federer consiguió el pase a la final.

"Ayer, tras mi partido, noté que algo ocurrió en la rodilla. Quise dar lo mejor de mí para ser competitivo hoy. He calentado esta mañana y sentí que mi rodilla no está lo suficientemente bien", señaló el mallorquín, quien se mostró muy frustrado: "Para mí no se trata solamente de hoy. Se trata de lo que significa tener que bajarme de un torneo que adoro tanto como éste, y en las semifinales tras jugar a buen nivel durante todo el torneo. Podés imaginar que no estoy contento. Eso es todo. Es duro y frustrante para mí, personalmente, pasar por todo esto".

El otro finalista es el austríaco Dominic Thiem, que eliminó al canadiense Milos Raonic en un partidazo: 7-6 (7-3), 6-7 (3-7) y 6-4.