Es el pedido más difícil de cumplir para la dirigencia de Racing. Cuando comenzó el mercado de pases, Eduardo Coudet le solicitó un mediocampista creativo al presidente Víctor Blanco. El primer nombre que surgió fue el de Lucas Zelarayán, pero la negativa de Tigres de México dejó la operación en stand by, aunque este sábado subirían la oferta. Sebastián Blanco fue la otra opción que surgió en los últimos días, aunque con el mismo resultado: Portland de Estados Unidos rechazó el monto ofrecido por la Academia y por el momento no hay novedades. Por eso, el Chacho tomó cartas en el asunto y le solicitó a la secretaría técnica que hagan un intento por un viejo conocido: Oscar Romero.

Es difícil, pero...

El mediocampista tiene todo lo que busca el Chacho para reforzar su equipo: elegancia, toque, gambeta e incluso gol. Hasta seduce el tema de que Romero sabe lo que es vestir la camiseta de Racing, en donde jugó 72 partidos y marcó 10 goles. Por eso, el DT pidió expresamente que vayan a buscarlo. Sin embargo, ¿dónde radica la dificultad? El paraguayo cobra un contrato altísimo e inalcanzable en Shanghai Shenhua. Si bien la Academia procuraría un préstamo, será clave que el enganche zurdo acepte bajar las pretensiones y que lo que exija el club chino por la cesión sea un monto viable.

"Me consultaron desde Racing para saber cómo estaba la situación de Romero. Yo respondí que voy a preguntar en China, y que lo veo muy complicado porque está haciendo una buena temporada en lo que va del año", admitió Daniel Campos, representante del guaraní.

Óscar Romero fue transferido a Shanghai Shenhua por 10.000.000 de dólares en 2016. Allí, el paraguayo fue cedido a Alavés, donde jugó hasta fines del año pasado, y se volvió a incorporar al club chino a principios de 2018, donde está realizando una gran temporada. Por eso, para Racing no será nada fácil sacarlo del continente asiático. Pero el Chacho sueña y está en todo su derecho.