Si bien todavía River ni siquiera pudo debutar ante Banfield en la Copa de la Liga Profesional, partido que se jugará este martes en la cancha de Independiente tras el escándalo por la no autorización de hacerlo en el River Camp, la dirigencia ya piensa dónde recibirá a Rosario Central el sábado.

La intención primordial es tratar de que la Liga Profesional habilite el cempo de entrenamiento en Ezeiza pero, a sabiendas de que es casi imposible que esto ocurra durante esta semana, se barajan tres opciones harto conocidas. 

La primera y que corre con ventaja es que vuelva a alquilar el Libertadores de América, estadio al que Marcelo Gallardo le agrada por el excelente estado de su campo de juego. La cuestión radica en que Independiente será local en la segunda fecha, donde enfentará el lunes a Colón.

De haber algún inconveniente, las otras dos opciones que maneja la dirigencia de River, con Rodolfo D'Onofrio a la cabeza, son los estadios de Vélez y de Huracán, aunque se da por descontado que, otra vez, la localía será en Avellaneda.

El Libertadores de América volvería a albergar a River ante Central.

Comentarios