Por Pablo Peralta

Sin dudas que los procesos en el fútbol argentino son cortos. Dentro de esta disciplina, los propios protagonistas aseguran que casi no hay tiempo para el disfrute, y pareciera que mucho menos para asimilar las derrotas. De esta última está tratando de salir adelante el River de Marcelo Gallardo, acostumbrado en mayor escala a los festejos, que a las decepciones. 

La derrota con Flamengo en la final de la Libertadores es todavía un escollo duro de superar para el Millonario, a pesar de que su performance futbolística suele disimular bastante la desazón emocional dela caída. Con la eliminación fresca, el equipo de Núñez se encuentra a tiro de otra chance de vuelta olímpica. Si bien parece accesible el juego ante Central Córdoba de Santiago del Estero por Copa Argentina, un nuevo revés en una final podría generar un cierre de año negativo para los de Gallardo. Por ese motivo, realizar en este tiempo lo que se denomina en psicología deportiva como un "análisis conductual de rendimiento" podría ser determinante para clarificar ideas, aún en medio de la competencia, y poder llegar de la mejor manera para el juego contra los de Gustavo Coleoni.

Dicho análisis conductual consistirá en hacer una autoevaluación de determinados comportamientos que le servirán a los jugadores para saber dónde están parados de cara a una nueva final, sabiendo que cosas desean mejorar como individuos y equipo. 

Así, a través de un simple esquema cada jugador podrá evaluar: conductas a mantener (aquellas que el deportista domina en situaciones de estrés), conductas a consolidad (aquellas que el deportista de manera intermitente), conductas a generar (las que no domina y necesita crear) y conductas a eliminar (las que son disfuncionales a su rendimiento y el equipo).

Con adquirir este simple ejercicio y realizarlo a modo complementario del entrenamiento, River podrá tener un espacio para "parar la pelota" del momento que vive, tomarse un momento para reflexionar, "correrse" de los comportamientos que no le sirven y llegar con la energía en su punto más alto para seguir ganando.

Ver más productos

El beato Marco Antonio Durando, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Marco Antonio Durando

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos

Comentarios