Es ídolo de River con todo lo que ello implica. Si analizamos la rica historia futbolística Millonaria podemos decir que alcanzan los dedos de una mano para mencionar a los ídolos riverplatenses indiscutidos. Parece una quimera, teniendo en cuenta la cantidad de extraordinarios jugadores que han pasado por la institución.

Muy pocos han llegado a esa categoría superior. Es que para pertenecer a esa elite influyen muchos factores que no pasan exclusivamente por la capacidad técnica. Se juzga la entrega en los momentos difíciles, la lealtad, el amor por la camiseta, haber nacido en el club, las actitudes y el comportamiento con los demás compañeros del equipo, y es fundamental la conducta exhibida dentro y fuera de la cancha.

El jurado de todos esos ingredientes es la hinchada: los fanáticos, el plateísta, el simpatizante, gente que quiere a River de una forma incondicional y que jamás se equivoca en la elección.

Hasta tuvo la sabiduría de retirarse justo, resignando inclusive el dolor espiritual que le causaba la decisión asumida.

Irrumpió al fútbol de manera fulminante, con un talento incontenible. Didí lo hizo debutar en primera división en 1971 contra Atlanta, en Villa Crespo. Ya en 1972, un año excepcional en su campaña, lo apodaron el Pelé Blanco, calificativo de mi amigo, el distinguido periodista Juan de Biase, cuando le marcó aquel golazo a Pepé Santoro: gambeteó al arquero de Independiente con un amague del cuerpo, sin tocar la pelota y la fue a buscar por el otro lado para definir suavemente con su zurda prodigiosa. La misma jugada intentó hacer Pelé enfrentando al arquero uruguayo Mazurkiewicz en el Mundial ‘70, pero el remate final resultó desviado.

En 1975 con el arribo de Ángel Labruna, le dio a River dos campeonatos a falta de uno, tras tantos años de sufrimiento. Fue transferido al Olympique de Marsella, fue una aventura que no prosperó. Su regreso en el Monumental provocó una gigantesca conmoción. La fuerte presión del país hizo que César Menotti lo convocase a la Selección.

En su fructífera trayectoria obtuvo diez títulos: siete campeonatos locales, la Libertadores, la Intercontinental y el Campeonato del Mundo en 1978. Jugó 419 partidos, 24 Superclásicos y marcó 157 goles, 6 a Boca. Crónica lo entrevistó en exclusiva en una confitería en el barrio River, donde opinó del Club de Núñez y de la Selección.

–¿Fue una idea tuya los goles que no se gritan?

Sí, efectivamente. Surgió jugando para Vélez, le convertí un golazo al Pato Fillol que atajaba para River. Por supuesto no lo grité. Desde ese momento, los jugadores adoptaron esa modalidad: no gritar los goles que le convertías a los equipos con los cuales te sentías identificado. Antes no existía esa particularidad. Fue una idea mía, creo que es una forma de respetar a la hinchada y demostrar afecto a la institución que te vio crecer.

–¿Cómo ves al equipo para el campeonato?

Muy consolidado. El problema es que importantes referentes están grandes y no hay recambios. Leo Ponzio con 36 años. Pinola 35; Scocco y Maidana 33 y Enzo Pérez 32. Faltan maestros en las inferiores, un Pedernera, un Rodolfi, un Delem o un Carlos Peucelle. Siempre River fue un semillero inagotable de talentos, ahora no es así.

–Una opinión sobre Rodolfo D’Onofrio

Uno, sino el mejor, presidente de River Plate de la historia. Cuando asumió el equipo ascendía de la B y tuvo que reorganizar todo. Su gestión fue impecable. Lo trajo como técnico a Marcelo Gallardo y fue un éxito futbolístico, entre otras tantas cosas.

– ¿Qué te dejó la Selección?

Una tremenda frustración porque fracasó. Hace 32 años que no salimos campeones que es lo único que sirve. Nadie se acuerda quién fue el segundo.

-¿Terminó un ciclo?

Espero que sí. El único irremplazable es Messi. Espero que nombren un Manager y sea quien elija el técnico. Me gustaría verlo al Flaco Gareca, es serio, bajo perfil y con grandes condiciones.

Por Alfredo Luis Di Salvo.

Comentarios

Ver más productos

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

"Alberto es un tipo temperamental"

"Alberto es un tipo temperamental"

Tendencias para el fin de semana

Tendencias para el fin de semana

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: secretos y verdades

Evita: secretos y verdades

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos