El mismo día en que hubiera tenido la enorme posibilidad de hacer historia y convertirse en el equipo más ganador del continente a nivel internacional (su verdugo, Independiente del Valle conquistó la Sudamericana), la gran hazaña de Independiente terminó siendo lograr un triunfo en Mendoza después de 50 años. El equipo del aún imbatido Fernando Berón llegaba con la carga de las cinco décadas sin éxitos en la tierra del sol y el buen vino aunque la posibilidad de quebrarla era inmejorable debido a la pobreza futbolística que ha venido mostrando en la Superliga un Godoy Cruz que en la próxima temporada deberá hacer malabares para mantenerse en la elite.

Así y todo, el Rojo sufrió más de la cuenta para lograr ese tan esperado triunfo en un escenario adverso. Incluso hay que reconocer que, en pleno momento de confusión, su rival tuvo una colaboración inestimable al convertir en contra de su valla el gol del empate y luego Tomás Cardona se hizo expulsar, con un codazo a Figal que Penel sancionó con penal que Silvio Romero, el goleador del campeonato, transformó en el 2-1 definitivo con un remate violento.

La jornada fue ideal para Independiente pues, además de cortar una racha tremenda, se acercó a los líderes (Argentinos y Lanús), que un rato antes sucumbieron. Así, el equipo de Avellaneda se colocó a cinco puntos con un partido menos. En definitiva, hay que anotarlo en la pelea de un campeonato que no termina por definir candidatos. Y eso que el buen juego sigue brillando por su ausencia.

Godoy Cruz se plantó mejor de entrada e hizo creer que, más allá de encontrarse en un momento flojo, podría dejar para más adelante, el quiebre de la racha adversa de su rival. Encima, el Morro García le ganó en lo alto a Gastón Silva, que cayó al suelo, y con un cabezazo cruzado abrió el marcador.

El Tomba no ha mostrado argumentos interesantes en el torneo. De hecho, ante su gente había perdido frente a Arsenal, Argentinos, Banfield y el Gimnasia de Maradona (apenas celebró con Estudiantes y Aldosivi). Por eso estaba instalada la sensación de que levantando un poquito o teniendo la actitud que le estaba faltando, Independiente estaba capacitado para darlo vuelta. 

La mala suerte que tuvo en tantas visitas al Malvinas Argentinas, se transformó en buena porque primero un centro de Sánchez Miño se desvió en Jacquet, Bolado manoteó hacia atrás y Figal la empujó cuando la pelota ya había pasado la linea de sentencia. Y encima, un pelotazo que parecía no llevar peligro, terminó en penal por una imprudencia de Cardona, que dejó al local en inferioridad numérica. Silvio Romero demostró que está implacable y puso arriba al Rojo.

Si bien quedaba media hora por delante, Godoy Cruz no tuvo manera de poner en riesgos la victoria de Independiente. Una victoria que fue muy celebrada por haber llegado tras 50 años de un peregrinar negativo por suelo mendocino.


Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos

Comentarios