Mauricio Macri, presidente de Boca, acordó con el nuevo técnico que sería el sucesor del Bambino Veira. Venía de Italia, sin muchos pergaminos, pero con una conciencia de superación incomparable: Carlos Bianchi.

Por reglamento anterior, no podía dirigir hasta el 1º de julio de de 1998, mientras tanto, comentó para Telefé el Mundial de Francia ’98. Firmó el contrato con la institución boquense hasta diciembre de 1999.

Con Macri nunca mantuvo una relación afectiva. En la conferencia de prensa El Virrey expresó: "Sería una actitud demagógica decir que vengo para salir campeón, pero es verdad. Un colega le preguntó desde cuándo sabía que sería técnico de Boca. Bianchi respondió: Prefiero no opinar…". Son los secretos que mantiene oculto el mundo del fútbol.

Su debut oficial en la Bombonera no resultó auspiciosa. Se enfrentaron con Vélez y cayeron derrotados por 1 a 0, en el primer partido de la Copa Mercosur. Los xeneizes jugaron un gran partido, la complicación fue que en el arco estaba José Luis Chilavert que esa noche atajó hasta el viento.

Después de unos años, me contó Bianchi que hizo un trabajo especial con Riquelme, Guillermo Barros Schelotto y Martín Palermo, limaron todas las asperezas y comenzó a funcionar el equipo.

Vencieron 4 a 2 a Ferro. Más tarde, el 6 de septiembre, ocurrió la mayor goleada en la era Bianchi frente a Huracán, que batieron por 6 a 2. Carlos con su tradicional moderación y modestia, declaró. “Esto no es para agrandarse, todavía no ganamos nada…”.

El 18 de noviembre, tres días antes del parido decisivo, el exitoso técnico realizó duras declaraciones: “Pienso en Boca hasta el 13 de diciembre; después veremos. Tengo que arreglar algunas cosas que me incomodan.”

Esta fue la respuesta que le provocó enojo antes las expresiones vertidas por Mauricio Macri, en Rosario, cuando dijo: "Mis grandes elogios y reconocimientos a los méritos de Bilardo y Veira". A Bianchi ni lo mencionó. Para colmo se sumo a esta controversia, una importante diferencia económica por los premios a los integrantes de su equipo de trabajo, Ischia y Santella.

Carlos Bianchi tiene una virtud indispensable para lograr el éxito, se olvida y aparta de su camino fácilmente los aspectos negativos y se llena de positivismo y eleva su autoestima. Esencial para poder ejercer el liderazgo.

El 21 de noviembre de 1998, hoy se cumplen 20 años, tenia que jugar el encuentro determinante frente a Rosario Central, de visitante, en el “Gigante de Arroyito”. Resultó un partidazo, desde el comienzo hasta el final, colmado de emociones, con un tanteador que se modificaba a cada rato.

El local abrió el marcador mediante el delantero Canalla Rafael Maceratesi y antes de los dos minutos para finalizar la primera etapa el xeneize lo dio vuelta, con el penal concretado de Martín Palermo y el tanto de Diego Cagna.

Había más, en el segundo tiempo volvió a complicarse la batalla para Boca. Nuevamente, Maceratesi empató el desafío. Todos esperaban un milagro, y con el Titán Palermo en cancha todo puede pasar, ya lo había empatado, ahora con un cabezazo providencial le dio la victoria agónica por 3 a 2 y lo dejó a un empate del título; que lo consiguió la próxima fecha ante Independiente en la Bombonera.

De la mano de Carlos Bianchi, Boca obtuvo el título del Apertura ’98 invicto. Palermo fue el goleador con 20 tantos y rompió el record del mayor artillero de los torneos cortos.

Comentarios

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos