El Porvenir, el tradicional club de zona sur, afincado en Gerli, deambula desde hace algunos años por las categorías más bajas del ascenso. Pero eso no quita que la pasión y el amor de su gente, sea capaz de generar hechos que, de otra forma, serían imposibles.

El club tiene un predio desde hace poco más de 15 años en Lanús Este, pero las reiteradas crisis económicas, el mal presente futbolístico que ya lleva su tiempo y demás cuestiones, hicieron que el espacio se deteriore año tras año. Hasta que la cuarentena hizo de las suyas, en el buen sentido...

Mariano Merelas, sobrino del histórico dirigente de la entidad, Enrique Merelas, es un ex jugador del club, actual técnico en las inferiores (dirige la séptima y la octava) y, por sobre todas las cosas, un hincha incondicional. Y es por eso que decidió ponerse al hombro el arreglo del lugar. 

Mariano Merelas, su hijo Nahuel y su novia Loana, en el frente del "nuevo" predio.

En estos seis meses en los que la vida de todos cambió radicalmente, él se propuso hacerle un lavado de cara al predio con la ayuda de varios otros que se fueron sumando, haciendo todo a pulmón. Arrancó en soledad, con únicamente dos tachos de pintura que pudo darle el club y, a partir de una serie de publicaciones en las redes sociales, comenzó a incorporarse gente y a recibir ayuda y donaciones de tierra, arena y diversos materiales.

Así estaba la cancha al inicio de la cuarentena. En la imagen, Mariano junto a algunos de los que sumaron su trabajo en el día a día: Pablo, Fabricio, Ezequiel, Mane y Miguel.
Así se ve ahora el campo de juego, un lugar que se sigue emprolijando y en el que sigue creciendo el pasto de cara al reinicio del fútbol amateur.

Es así que durante la cuarentena, el espacio destinado a los entrenamientos de los más chicos del Porve, empezó a mostrar su mejor perfil. La cancha principal tenía muchas piedras, desniveles y nada de pasto, cosas que la hacían casi inutilizable. Pero ahora aparece muy mejorada, con sistema de riego y sembrada a nuevo. Además, se arreglaron y pintaron los paredones internos y externos, se cambió la iluminación en los vestuarios y otros detalles.

Cada sábado es mucha la gente que se junta para colaborar, pero todo comenzó casi de la nada, de la mano uno de los técnicos de las inferiores. Porque en cuarentena, si se quiere, también se puede crecer, y todo sea para que los chicos tengan un mejor lugar para entrenar, jugar y divertirse una vez que vuelva el fútbol amateur.

Los paredones del predio fueron arreglados y pintados. 

"Nuestro objetivo es darle lo mejor que podamos a los chicos, para que en algunos años El Porvenir no tenga que traer 20 jugadores de afuera en cada torneo, sino que la Primera se nutra mayoritariamente de las inferiores", afirma Mariano Merelas, sin dudas uno de los que más cariño y compromiso demuestra para con el club.

¡Mirá el video!

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos