Roberto Mouzo es parte de la historia grande de Boca. Un defensor fuerte, aguerrido, con mucho corazón, que ha sabido empujar al equipo desde abajo. Pero ante todo, un ganador. Campeón a nivel local, sudamericano y mundial con la auriazul, es voz autorizada para referirse al súper que se avecina.

-¿Cómo vivis la previa de un superclásico?

-Yo tengo 29 clásicos jugados, y siempre fueron partidos especiales. Lo sigo viviendo de la misma manera. Siempre, previo a los partidos me voy a correr. Ahí largo todo y lo analizo de otra manera, más tranquilo. Me ayuda mucho mentalmente.

¿Cuál es el campeonato más importante que conseguiste?

Si tengo que elegir uno, me quedo con la final Boca-River en cancha de Racing. Eso fue algo inolvidable,y fue el primero de muchos otros campeonatos: Libertadores, Intercontinental.

¿Qué recuerdos tenes de ese partido?

Me acuerdo de todo. Arturo Ithurralde, el árbitro de ese partido, llama a su vestuario a los dos capitanes , Suñé por Boca y Perfumo por River, y dice: "en un tiro libre yo voy a dejar jugar rápidamente, avísenle a sus compañeros que no voy a tener problema con eso". Yo era el encargado de la pelota parada, y en un momento tenemos un tiro libre a favor. Acomodo la pelota; River no puso nadie encima de la pelota. Fillol estaba armando la barrera y cuando yo le estoy por pegar viene el Toti y me empuja. Ahí vino el Chapa, le pegó e hicimos el gol. Por ese detalle pudimos hacer el gol, y eso significó salir campeones.

-Vos naciste futbolísticamente en Boca, ¿qué te acordás de cuando eras chico?

-Me iba a ver las tres divisiones: tercera, reserva y primera. Iba con un amigo de mi viejo que era socio. Jugaba la tercera a las 11, la reserva a las 13 y la primera 15.30, por lo que estaba todo el día en la cancha. Son recuerdos muy lindos. Viví cada minuto, cada segundo. Por eso que es el día de hoy que lo que viví futbolísticamente, la infancia que tuve, no lo cambio por la plata de ahora, no lo cambio por nada, sea lo que sea.

¿Cuál es el punto débil que tiene Boca?

-Creo que se tiene que asentar un poquito más los defensores. Con Cruzeiro los vi bastante bien, había entendimiento entre Magallán e Izquierdoz. A Carlos lo noté mucho mejor físicamente. Cualquiera puede cometer errores como el que cometió Goltz el otro día, pero es muy importante poder darse cuenta de eso. Yo cometí uno cuando me tocó debutar en la primera de Boca. Era un partido con Vélez y me tocó marcar a Carlos Bianchi con 18 años. Lo marqué bárbaro casi todo el partido, pero en un momento viene un centro de derecha a izquierda y yo miro la pelota y no a él. La pelota pasa, cabecea Bianchi y hace el gol. Fue la única que tocó en todo el partido. Hizo el gol y dije "esto no me puede pasar más".

¿Qué expectativa tenés para este partido?

-Creo que fue muy importante la victoria contra Cruzeiro. Y como a River le tocó jugar de visitante y tuvo un resultado que pienso que era el que esperaba Gallardo, el poder anímico que tienen es muy importante. Si el resultado de Boca era distinto, iría con otro ánimo. 

Comentarios

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos