Sabe que a ésta altura del año no hay tiempo para las excusas. Guillermo Barros Schelotto es consciente de que Boca no hizo un partido correcto y que el empate con Central no admite discusión. Pero también tiene en claro que ya hay que enfocarse en lo más importante: la semifinal de la Libertadores. "Será una serie muy cerrada. Así como nosotros conocemos a Palmeiras, ellos conocen a Boca", arrancó diciendo el entrenador Xeneize, expectante por la instancia en que se encuentra su equipo.

Después de aclarar que el equipo lo dará el martes porque "quiero tener a los futbolistas, atentos", el Mellizo se mostró convencido de que habrá un Boca dispuesto a dar todo por la gloria. "Hay un montón de cosas que van a hacer estos dos partidos distintos a los que jugamos en la primera fase. Uno de los mejores jugadores de Palmeiras ya no está y además tiene un técnico nuevo. Son dos partidos para llegar a la final y en aquella oportunidad fueron seis para pasar la zona", comparó.

De lo que está seguro es que "la gente siempre apoyó a pesar de algunos resultados y no tengo dudas que el miércoles la Bombonera va a explotar.  Nos vamos a matar por esta camiseta".

Guillermo saluda a los hinchas (Nahuel Ventura -diario Crónica).

A la hora de analizar la igualdad con Central, expresó: "Central está bien trabajado atrás. Era obvio que tendríamos pocas chances y que el partido no nos iba a dar revancha si desperdiciábamos alguna chance. En el primer tiempo tuvimos manejo pero ninguna chance de gol. En el segundo sólo la de Pérez y un desborde de Cardona. Se impuso el orden defensivo de Central. Nunca los pudimos desarmar con nuestro juego".

Por eso a la hora de una reflexión sobre lo que dejaron los 90 minutos, fue contundente. "El empate estuvo bien. Jugamos para ganar un punto y nos quedamos con las ganas de lograr los tres", cerró para irse ilusionado con un miércoles distinto.

Comentarios