Leandro Domínguez es uno de los tantos hinchas que se sintió defraudado por el polémico pase de Mauro Zárate a Boca.

El fanático de Vélez tenía de ídolo al delantero, a tal punto de tatuarse su foto en uno de sus brazos justo en el día que Zárate fue presentado en el Amalfitani.

La foto de su tatuaje fue acompañada con un twitt suyo que demostraba su frustración por lo acontecido y donde tildó de traidor al atacante.

"Traidor! Dónde quedó el amor al club?? Te tiraron un par de billetes y te fuistes... no pises nunca más Vélez", sentenció en la red social Twitter.

Comentarios