No resulta nada nuevo decir que la situación por la pandemia del coronavirus está complicando muchísimo el día a día del país y del mundo. La historia, por cierto desconocida para todos nosotros, está dejando capítulos nuevos a medida que va pasando el tiempo. 

El fútbol no está ajeno a esta problematica y, para muchos, la situación se torna insostenible. Claro que el panorama no es el mismo para aquellos que juegan en la Superliga o en las grandes ligas, con respecto a los jugadores del fútbol de ascenso. Y mucho menos para aquellos que visten camisetas de equipos de la Primera C o Primera D. 

En un momento de mucha incertidumbre, quien habló con este medio fue el experimentado delantero de Paraguayo, Julio Gauna, quien nos contó cómo vive este duro momento: "Esto es muy complicado para nosotros, porque el viático que nos dan es en negro y no sabemos cuándo lo vamos a cobrar. Para todos los chicos de esta categoría la situación es complicada. Muchos de ellos están viviendo con los padres, quienes no los hacen gastar nada. Mi caso es parecido, porque estoy cuidando a mi vieja y haciendo que todo pase de la mejor manera", fueron las primeras palabras del 9. 

Como es de público conocimiento, ningún jugador de la divisional más pinina de nuestro fútbol puede vivir sólo de la pelota. Gauna, por ejemplo, lleva adelante una escuela de fútbol (Almeria), que por supuesto tuvo que cerrarla como consecuencia de la pandemia: "La escuela de fútbol está cerrada, no tengo ningún ingreso económico. La situación es complicada, pero sabemos que tenemos que cumplir con todos los cuidados para prevenirnos de un virus que nos puede dañar. Ahora, mi lucha va a ser conseguir algo para los jugadores de la Primera D. A diferencia de todos, nosotros rogamos que no llegue la Copa América o el Mundial, porque para nosotros son dos meses sin cobrar. En vez de estar felices por ver a nuestra selección, nosotros nos amargamos. Como referente en la categoría quiero lograr que el jugador de la última categoría tenga algo. Ojalá podamos lograr algo con ese propósito". 

Ante de culminar, no contó su forma de entrenamiento: "Sigo entrenando en casa, con algunos materiales que me pude traer de la escuelita de fútbol. Armo todo en la puerta de casa y entreno todos los días para no perder ritmo". Una muestra más de que en el fútbol de ascenso todo es sacrificio, a diferencia de aquellos que por redes sociales muestran los lujosos gimnasia que tienen en su domicilio. El fútbol es uno, pero las realidades son bien diferentes. 

Comentarios

Ver más productos

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Me gusta la guita y la necesito

Me gusta la guita y la necesito

Descubrí tu ADN Cósmico: una guía astrológica para saber nuestro destino

Descubrí tu ADN Cósmico: una guía astrológica para saber nuestro destino

Que las clases empiecen en casa

Que las clases empiecen en casa

Ver más productos