Edwin Cardona, Wanchope Abila, Carlos Tevez y siguen las firmas en Boca. El Pity Martínez, Ignacio Scocco, Lucas Pratto y podemos continuar al hacer referencia a River. Lisandro López, Gustavo Bou, Ricardo Centurión y Alejandro Donatti, por citar los más importantes, en Racing. Nicolás Blandi y Alexis Castro, en San Lorenzo. Néstor Ortigoza, en Central.

Todos son grandes pateadores de penales. Ojo, pueden fallar pero le entregan confianza a sus respectivos entrenadores a la hora de designar. ¿E Independiente? ¿Dónde están sus especialistas? La pregunta no surgió el último lunes, en ocasión de la caída por Copa Argentina frente a Brown de Adrogué.

Aunque no se puede obviar en vísperas de una serie tan importante como la que se viene de Copa Libertadores, donde tranquilamente se puede llegar a esa vía. Ni hablar si el equipo avanza hasta las últimas consecuencias con las etapas semifinal y final.

En la era Holan, los penales han sido un karma para el Rojo. En primer lugar, porque al no haber un pateador fijo, fueron muchos los que probaron y algunos de ellos, sin suerte. Los números no le sonríen al respecto: sobre 12 ejecuciones, hubo cinco arqueros rivales que se lucieron contra siete conversiones.

La mala racha la inició Emmanuel Gigliotti frente a Alianza Lima; la continuó Ezequiel Barco contra Lanús: la prosiguió Leandro Fernández ante Atlético Tucumán y Nacional de Paraguay; y la cerró Maximiliano Meza, hace poquito, con Santos.

La cuestión se le complica a Independiente cuando recurre a definiciones desde los 11 pasos en competencias oficiales. El equipo sólo venció a Camioneros en la Copa Argentina anterior a la vez que perdió con Brown de Adrogué en la presente y ante Gremio, éste año, en la Recopa.

Precisamente en los desempates no se ven las mejores versiones de Martín Campaña, quien no pudo contener ninguno de los cinco remates en Porto Alegre ni los cuatro que le alcanzaron a Brown para dejarlo en el camino. Sólo en una estuvo lucido ya que con Camioneros contuvo dos sobre seis.

Eso sí: Campaña es atajador de penales en el tiempo regular. Ya lleva tres controlados en el Rey de Copas: ante Belluschi (San Lorenzo), La Pulga Rodríguez (Atlético Tucumán) y Juan Olivares (Brown).

Aunque lo más peligroso para el equipo de Holan es la falta de confianza de sus ejecutantes. Silvio Romero asoma hoy como la mejor opción pues metió los tres que pateó. ¿Y Gigliotti? El lunes quedó afuera de la nómina de cinco y el técnico sólo se limitó a decir que "son elecciones".

Muy raro, más aún días después de que dijera que si se llegara a dar la posibilidad ante River, no tendría problemas en tomar la pelota. Pero aparentemente deberá hacer  fila porque antes que él, hay varios.